domingo, 7 de septiembre de 2014

Salir del closet (la gran Mentira)!




Hace un año yo volví de mi estancia en los Estados Unidos... hace un año mis padres se enteraron de uno de mis más grandes secretos: mi sexualidad.
  
Veo la gente de la LGTB diciendo que no debemos tener miedo... que debemos decir y vivir lo que somos... vivir nuestra sexualidad a pleno gusto; pero en una sociedad tan machista en la que vivimos... parece ser más una utopía que una realidad. Digo machista porque lastimosamente el 'macho' no respeta nada que no sea como él (no respeta a las mujeres, a los niños ni mucho menos a los gays). Siempre vi así la realidad, es por ello que nunca apoye (y no apoyo) a la LGTB... y mucho menos lo haré por la vivencia que pasé.

Yo al irme dejé en una caja unos escritos (así como escribo por aquí, también escribía físicamente) donde contaba pasajes de mi vida, sobre todo cuando las cosas no me iban bien... era algo así como la forma de desahogarme. Días previos a mi llegada, una "lluvia" porque en Lima no llueve sólo garua azotó mi ciudad... y la caja que se encontraba en la azotea de mi casa se mojó. Mi padre fue a "revisar" que nada se hubiese estropeado... pero su chismosería pudo más y leyó lo que jamás debió leer.

Mi hermano (quien ya sabia lo mío) me advirtió que 'el viejo' (mi padre) se había enterado 'lo mío' (que era gay) un día antes que yo regrese. Yo estaba asustado, pues jamás pensé en verme en esa situación... jamás pensé en contarles a mis padres sobre mi opción. Llegué entonces, mi madre sola fue a recogerme al aeropuerto... quise hablar con ella primero, pero se negó a hablar diciendo que era mi padre quien tenía que hablar conmigo no ella. Esa noche, él llegó de trabajar y me saludó como si me hubiese ido por unos días (yo había estado 6 meses lejos del hogar).

Ese día no hablamos nada, transcurrieron dos días para que él pidiera hablar conmigo y pidió a mi madre que nos acompañé. Me sentó y me dijo que "sin querer" había leído las notas que yo había dejado... pongo ese 'sin querer' entre comillas porque mis notas estaban en folder hermético que no podía abrirse sin querer. Luego prosiguió que él no estaba de acuerdo, que para él eso era una enfermedad y que si yo quería podíamos ir a algún psicólogo a "tratarlo". Mi madre en cambió dijo que Dios enviaba hijos especiales a madres especiales... y si yo era así es porque ella era una madre especial escogida por Dios... que me quería y me seguiría apoyando igual.

Los días transcurrieron tras esa charla que no terminó en pelea, pero sí en una gran indiferencia entre mi padre y yo. Yo no podía verlo porque él de su propia boca había dicho que no me aceptaría... así que a tener que enfrentar su mirada de desprecio, prefería salir e irme a cualquier sitio menos estar en mi casa cuando él se encontraba en ella. Fue así que en una de esas salidas yo conozco a L de quien me ilusiono perdidamente. Recuerdo que un día yo salí para encontrarme con él y dije en casa que saldría con una amiga para no levantar sospechas... pero mi padre tenía a esta amiga en el facebook y esa noche la encontró en línea y ella en vez de apañarme, me 'caga' diciendo que yo no le había dicho nada para salir con ella.

Para variar, ese día no regreso a casa hasta el día siguiente, pues había pasado la noche con L... pero no fue muy bonito ya que L había tenido un cambio abrupto al despertarse que me hizo sentir mal. Llegué a mi casa al promediar las 6 de la mañana y mi padre se levantó y me sentó en la sala de la casa. Empezó a reclamarme por qué había mentido... me preguntó dónde había estado realmente y yo le mentí diciendo que con unos amigos. Me preguntó si estos amigos eran gays y yo le dije que sí... entonces empezó a darme una charla que empezó desde puteos hasta decirme que no estaba orgulloso de mí, que maldecía el día me concibieron, etc, etc.

Pero luego de descargar todo eso, me dijo que había asistido a una misa que le hizo recordar cuando yo era pequeño y cuando lo recibía cuando él llegaba de trabajar. Finalmente dijo que me aceptaría, pero que por favor me alejase de esos sitios gays. Yo no estaba feliz, principalmente porque las cosas no iban bien con L y segundo porque cómo me podía pedir que no me relacione con chicos gays si gays hay en todas partes (en mi universidad habían bastantes). No dije nada, solo callé y los días transcurrieron como si no hubiese pasado nada (para él). Luego vino la decepción de L y todo lo que viví tras nuestro alejamiento (léase Cuadro depresivo (volviéndome loco)).

Desde entonces mi vida no fue la misma... si bien es cierto mejoró la relación con mi madre a quien ya le podía contar la verdadera razón de mi depresión en ese momento (que era por un chico)... la relación con mi padre no corrió la misma suerte. Tuve (y aún tengo) un gran resentimiento contra él, pues me sacó de un lado que yo no quería salir... se lo dije en una oportunidad y aunque me ha pedido perdón, yo siento que no le puedo perdonar. Yo era feliz mintiendo sobre los lugares que iba, sobre la gente que conocía; pero ahora ya no, la verdad estaba sobre la mesa. La situación de poder ir a una discoteca o antro gay a mi antojo se me complicó... no porque mi padre me controlara, sino porque ya no había más mentiras que decir. No puedo salir con amigos gays así no más porque luego el otro va a joder... solo a mi madre le digo la verdad.

Ahora mi padre trata de ayudarme con mis terapias psicológicas que estoy llevando... pues esto desencadenó que varios traumas de la niñez salieran a flote; pero aún así yo a veces no quiero su ayuda... hay veces que siento que lo único que quiero de él es su dinero, pero ya no quiero su afecto o aprobación. Mientras no hablamos del tema, las cosas van bien... pero qué pasará el día que quiera salir con alguien? No es que vaya a presentar como un "novio" oficial... pero decir que es mi amigo y parar mucho tiempo junto, ya va a ser muy sospechoso. 

Yo no estoy feliz fuera del armario (ante la familia)... yo no sé la experiencia de los demás, yo solo estoy contando la mía... pues salir ante los amigos o compañeros de estudios o trabajo me ha sido más fácil... y es porque yo no salgo con todo el mundo, sólo con aquellos que sé que me aceptarán como soy (vuelvo a recatar, vivimos en una sociedad machista). Yo no sé si algún día pueda perdonar a mi padre por lo que hizo... sólo el tiempo lo dirá!

11 comentarios:

  1. creeme si te entiendo perfectamente, mis padres son iguales, por eso cuando yo se lo confesé a mimadre a los 15 años , ella me dijo que no se lo dijera a mi padre, y no lo he hecho, yo creo qe el lo sabe, pero no hablamos del tema, y me sigue preguntando por mis amigas como si me gustara alguna, y lo sierto es que en siertas situaciones me pone muy incómodo, pero tengo claro que no se lo tengo que decir.

    ResponderEliminar
  2. Uy que mala onda de tu papa :( y si vivimos en una sociedad machista horrible ; tmb en mi caso fue así me sacaron de mi reconfortable closet y no fue agradable jojo saludos

    ResponderEliminar
  3. Mucho ánimo Erick, no te pongas al mismo nivel de tu padre, no dejes que el rencor de haga daño, más a ti que a los demas.

    ResponderEliminar
  4. Pues cari, justo el viernes escribí un post acerca de ello, es complejo, yo creo que el mundo de las preferencias sexuales debería ser un asunto de alcoba, sin embargo como dices en un mundo machista es complicado, pero... el tiempo expone a todos a nuestra verdadera naturaleza y yo creo al menos en lo personal que soy más feliz viviendo trasparente que en oculto.

    ResponderEliminar
  5. Erik: la historia pinta como triste, pero dentro de todo tienes tu madre que te apoya (me encantó eso de que madres especiales tienen hijos especiales, lo que la presenta muy bien a ella), tu hermano que al parecer tiene buena relacion contigo y tu padre que te acepta por lo menos en parte. Claro que puedo imaginarme que cada cual sufre su infierno como puede, pero haciendo números con base en lo que has contado se ve que tu infierno no es demasiadisimo terrible. Me gustó mucho esta entrada, por cierto. Un abrazo desde otro continente. Daniel

    ResponderEliminar
  6. En mi caso es al revés. Mi papá apoyó mi homosexualidad pero mi mamá no. Claro que la que lleva los pantalones por su fuerte personalidad es mi mamá y no mi papá. Mi mamá no acepta mi homosexualidad y cree que es 'algo' que con el tiempo cambiará. Yo reconozco que también tengo mucho de culpa porque tengo relaciones sexuales con una chica que me ama y que quiere que yo sea su esposo y que yo amo pero no es más que una muy buena amiga. Esta chica es la que aparece como mi 'novia' en ocasiones especiales, relación que todos quieren y que les gustaría que se concretase en matrimonio. Yo no tendría ningún inconveniente de hacerlo sino fuera porque me gustan los varones y la única mujer que me gusta y amo es ella.
    De todos modos te sugeriría algo como para pasar el mal trago con tu papá. En una sociedad machista es muy difícil para el hombre tener un hijo gay pero solo depende de tus actitudes. Y a no ser que seas demasiado afeminado, si parecés realmente un machito y no das de comer a la 'chusma' posiblemente con el tiempo terminará de aceptarte como hijo. Obvio que como gay no va a terminar de aceptar nunca, menos si le presentás a tu 'novio' y él se da cuenta que con el tipo mantienen relaciones sexuales. Lo mejor en estos casos es no dar que hablar: suena a hipocresía pura pero no todos viven en una sociedad machista y no todos saben lo que es vivir en ella.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Estoy completamente de acuerdo contigo, mi mamá lo sabe hace mucho también, sin embargo el tema nunca se toca, me siento incómodo porque no me siento libre y me gustaría que no fuera así, con mis amigos soy una persona completamente distinta, pero frente a la familia finjo ser otra persona.

    A mi parecer estamos mejor sin decirle a la familia, pues al decirlo no te ven de la misma manera y comienzan a hacerse "chismes", yo en lo personal sólo lo sabe mi madre, pero prefiero que continúe siendo así porque si así son las cosas con ella no quiero imaginar como sería con los demás, prefiero que se quede en sospechas.

    :)

    ResponderEliminar
  8. Salir del closet, no me agrada decirlo así, debe ser una decisión muy personal y no debe ser por la presión de una persona(s), momentos u otras circunstancias. Por otro lado si al final se enteraron por las razones que sean, imagino, que si deseas que te acepten, entiendan, o como suene mejor, debes aceptar y entender también a la otra persona, en este caso a tus padres. Como mencionas vivimos en una sociedad machista, nuestro padres han sido educados en esa sociedad así que les va costar mucho entender la homosexualidad, aunque ese no sea un tema muy nuevo. Solo tienen que informarse más y con mucha paciencia.

    Ahora creo que también tiene que ver la confianza. Si dices mentiras no pidas que te crean. Además que das pie a que se imaginen lo peor.

    Pero espero que tu relación con tu padre mejoré y no lo juzgue a veces cuando estamos molesto decimos cosas que no queremos decir y lastimamos a las personas que queremos sin querer.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  9. Creo que aun tienes que darle más tiempo al tiempo, no diré que trates de perdonar a tu padre eso tu sabrás si hacerlo o no, pero trata de ver el lado bueno y es que es mejor vivir más sincero aunque no te acepten, es mejor que tengan sentimientos por ti, ya sea negativos o positivos por lo que eres y no por un teatro de tu vida, tienes muchas personas que te quieren y las personas son reemplazables, así que no tienes que preocuparte tanto por tus padres, al menos en lo económico, y al parecer en ese sentido te siguen apoyando, así que sólo disfruta que ya eres más libre, si aunque se enojen de los lugares a los que vas, sigues siendo más libre.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Erik. Tenía rato sin saber de ti.
    La depresión es canija, así que atiende eso.
    Creo que tu padre debe aceptar lo que eres. Eres su hijo y nada hará que dejes de serlo.
    Además, es tu vida, y mientras no le hagas daño a nadie.
    Yo no sé, pero no creo esa sea enfermedad. No creo que con terapias deje de gustarte algo.
    Por ejemplo, a mí me gusta la pizza; pero son mis gustos. Es un ejemplo tonto, pero tú no hagas caso y ánimo.

    ResponderEliminar
  11. No se puede vivir sin perdonar, Erik, un abrazo para ti.

    ResponderEliminar