viernes, 24 de marzo de 2017

Solo quería...






Sólo quería salir contigo y caminar por el largo del parque... tomar tu mano y, por qué no, robarte un beso. Pero tú no quisiste... me dejaste de lado. Yo estaba dispuesto a dejarlo todo por ti, pero ya veo que tú no por mí.

Me jode, me jode bastante. No sé si hago bien en decirte 'no hay problema', cuando sí lo hay. Hace hoy que no te veo... me parece que llegaremos a más y eso me jode. Me jode bastante. Pero decirte... ¿qué te puedo decir?

Lo peor es que no es la primera vez que lo haces. Sí yo sé lo que todos me han dicho... pero no sé si intento mostrar que se equivocan o simplemente prefiero optar por quedarme en el error. Soy humano y esto ya lo he pasado.

Siento, ¿sabes? También siento cuando duele. Estoy caminando en un sin sentido, con la sonrisa invertida y mis ojos frunciendo el ceño... y pretendo culparte. No sé si es verdad eso, pero es mejor que culparme. Ya no sé. Sólo sé que hoy me jode... y es que, en verdad, me duele.

Tengo personas que quieren conocerme, pero me encapricho en seguir conociéndote a ti... porque me gusta mirarte... ancío tocarte... y nuevamente tenerte. Dios, qué confusión. Dicen que luego de la tormenta sale el sol.... es verdad, pero ¿cómo saldra el sol si aún no empieza a llover?


Hace hoy que no te veo...


martes, 7 de marzo de 2017

Y dormimos juntos...






Lo abracé mientras él dormía... buscando encontrar un aroma... 
buscando sentir su esencia, pero nada... no pude percibir nada.


Salimos un par de veces a comer... la primera fue una cena cuando él salía de trabajar... la segunda, un almuerzo antes que entre. En ambas ocasiones él comió, yo sólo miré. Por una extraña razón, no quiso verme una tercera vez... luego de un 'floro barato' (mentira poco creíble), se podría decir que me dejó 'plantado'... pero aún así, yo quería volver a verlo. Quería subsanar mis errores cometidos... pues en todas las salidas, el nerviosismo me había ganado y en todo momento, me había quedado callado. Esa oportunidad se presentó sin que yo hiciera nada.

Lo encontré en Grindr esa noche... me puse nervioso, pero decidí hablarle... me envió las fotos de un hombre y dijo que la foto del perfil era de su sobrino. Él ya me había comentado de su tío que vivía por el centro, pero me parecía muy raro que él tuviera su teléfono. Le pregunté, entonces, por Gabo... "está aquí conmigo", me dijo; y acto seguido, me pasó con él. Hablamos y quedamos en vernos e ir a dormir juntos. "No tengo 'plata' (dinero)", me advirtió... "yo sí", le dije. Y nos vimos.

Empezamos a caminar rumbo al hostal que conocía... no era el mejor, pero serviría para pasar esa noche. Me compré una 'gaseosa' (refresco) y él me pidió que le comprara un 'jugo' y un 'queque', para su desayuno; así lo hice. Fuimos al lugar y pagué por la noche. Entramos a nuestra habitación y él, lo primero que hizo fue darse un baño. Yo hice lo mismo, después. Apagué las luces y nos echamos a la cama que no tenía cubrecama. No recuerdo qué dijo primero, pero sí que él tocó mi pierna y dijo "qué pierna tan delgada"... yo toqué la suya y dije "qué pierna tan gordita"... acto seguido, toqué su nalga y dije "mmm pero aquí falta llenar jaja".

"Tengo frío" - él dijo - "¿por qué no pides un cubrecama?" - a lo que contesté - "estoy cansado, pide tú" - a lo que respondió - "no tú". Me subí encima de él y le dije "bueno así no tendrás frío". Y poco a poco fui juntando mis labios con los suyos. Nuevamente fue un 'pico' (beso de labios), pero esta vez di un paso más y empecé a besarlo. Él no abría mucho su boca, apenas besaba mis labios. Le quité la camiseta que traía puesta... le di la vuelta y empece a besar su espalda... poco a poco fui bajando hasta llegar a esa parte tan deseada. Le quité el boxer y pude apreciar sus nalgas... las cuales bese mientras él empezaba a dar ciertos gemidos. Seguí besando esa parte, pero mi cuerpo empezó a fallarme.

Si bien es cierto, yo había estado bebiendo con unos amigos antes de encontrármelo... nunca me había quedado sin saliva al momento de 'sopear' a alguien. Pero quizás fueron los nervios lo que hicieron que me levantara por un poco de agua. Luego yo me acosté boca arriba sobre la cama... él empezó a besar mi cuerpo muy tímidamente hasta llegar a mi miembro... lo besó y se lo metió. No fue la gran cosa. No fue el mejor oral que me hayan dado... la verdad ni siquiera sentí tanto placer... pero sólo miraba y miraba que era él... el chico soñado.

Cuando terminó llegó el momento del acto en sí. "Tengo condones ahí", a lo que respondí "yo también tengo unos", para no quedarme atrás. Intenté penetrarlo, pero mi cuerpo empezó a fallar. Él empezó a tocarme y besarme... pero en todo momento... tenía los ojos cerrados. Mi cuerpo reaccionó y logré entrar en su ser... pero él comenzó a quejarse de dolor y paramos. Hubo otros intentos, pero él se quejaba y mi cuerpo también fallaba. Al final, simplemente decidí sacarme el preservativo y acostarme a su lado. "Me 'palteas' (avergüenzas o incomodas)" - a lo que yo pregunto - "¿te palteo (incomodo)?" -  a lo que responde - "no, me 'paltea' la situación". Se apoya en mi pecho y SAS! me deja un chupeton en el mismo. 

Se colocó nuevamente la camiseta y su boxer... yo, me puse solamente el boxer. Sacó su 'celular' (móvil) y empezó a mostrarme cosas que a él le gustaba. Yo intenté mostrarle las mías... pero dijo estar cansado y se acostó de costado, apoyándose en mi pecho. "Tengo frío", volvió a decir... jalé un poco la sábana en la que estábamos y le puse entre sus piernas, mientras lo tenía abrazado. Quería sentir algo... si quiera alguna emoción; pero nada... no sentía nada. Él dormía... no sé si plácidamente, ya que recuerdo que él me dijo que cuando dormía solía roncar, moverse, babear... pero él estaba casi quieto ahí. Hubo un momento que escuché leves ronquidos, pero se despertó y se dirigió al baño.

Le alcancé algo de papel, pues se había olvidado y luego, volvió a mi lado. Le toqué el cabello e hice que se acostara a mi costado. Lo abracé mientras él dormía... buscando encontrar un aroma... buscando sentir su esencia, pero nada... no pude percibir nada. Se me hacía raro, ya que con el 'osito' o con el mismo Julio, yo conseguía percibir su olor... pero con él... con él, no podía sentir nada. Toda la noche me la pasé en vela... con los ojos cerrados por momentos tratando de disfrutar el momento... pero en vela. Nos tocaron la puerta a eso de las 5 de la mañana... que ya se había terminado nuestro tiempo... no quise hablar... así que dejé que transcurriera una hora más.

A las 6 en punto, lo desperté... le dije que ya salgamos, pues no tenía para pagar otro turno más. Se cambió y yo hice lo mismo. Antes de salir, lo agarré y abracé - creo que él pensó que lo besaría - pero no, lo abracé y bajé mi mano a su short para meterla y tocar su nalga. Luego le di un beso, pero fue fugaz. Salimos del lugar y fuimos hasta al paradero para que tomara su transporte. "¿No tienes para que me des para mi pasaje? ... Estoy en 'cero' (sin dinero)'"- me dijo, a lo que lo miré con una cara de "no seas 'conchudo' (sinvergüenza) que yo he pagado todo" y le dije - "pero ya te compré el jugo y el queque... además, ¿cómo pensabas irte entonces?", no respondió.

Después de unos segundos, me dijo... "¿me acompañas al cajero (del banco)". No le dije nada, lo acompañé para que retirara dinero y luego para que tomara su transporte y se fuera. De camino a casa, me decía "ya lo viste desnudo... ya lo tuviste... ya lo puedes olvidar"; pero no, no era tan así. "¡No sentiste nada... ni en sus besos, ni en sus abrazos, ni en su cuerpo! ¿Qué esperas de él?", me cuestionaba... y aún me cuestiono. ¿Qué espero de él... si él, lo único que provoca en mí es inseguridad? ¿Qué espero de él... si lo único que demuestra es ser un niño más? ¿Qué espero de él? ... y no me sé contestar...



"Cuando baja la marea"
(Mentiras Perú)





lunes, 6 de febrero de 2017

Un beso en la pista de baile!






Ya habíamos hablado con anterioridad, incluso antes de conocer a Julio... quedamos un par de veces en conocernos personalmente, pero en ambas oportunidades, cancelé la salida por temor. Por inseguridad más bien... inseguridad porque lo veía demasiado alto para mí. Nuestras conversaciones se volvieron pocas... tampoco es que habláramos mucho... pero un día me eliminó. Le pregunté el por qué, ya que tan solo el día anterior habíamos hablado y él me había comunicado de cierta tristeza que tenía en el corazón. "Estoy saliendo con alguien", me dijo... "no por eso podemos dejar de hablar, o sí?", le escribí... no respondió.

Las semanas pasaron y me involucré más con Julio hasta que pasó lo que pasó. Sin embargo, en facebook siempre me aparecía él como una sugerencia. "Lo agrego o no lo agrego", me cuestionaba... hasta que hace poco decidí hacerlo. Pensé que no aceptaría mi solicitud, pero lo hizo. Le escribí, hablamos. Una de las conversaciones que tuvimos fue contándole que me sentía triste por la situación que me sucedía con mi saliente (Julio)... él no me consoló, sino que me ánimo con su conversación. Me preguntó si salía este fin de semana a bailar... le dije que no tenía planes, pero me dijo que quería salir. Quedamos entonces en vernos.

Un día antes del día, me dijo que le llame para acordar. Quedamos en que iría a recogerlo a su trabajo, luego lo acompañaría a su casa para que se alistara y después iríamos a la discoteca que yo le decía... la cual quedaba lejos de donde él vivía. Sin embargo, eso no ocurrió. Ese día no había dormido la noche anterior por diversas razones, por lo que al llegar la tarde me eché a descansar y no quise despertar. Me escribió preguntándome dónde estaba, le llame y le dije que no había podido ir, pero si aún deseaba salir, iríamos a la discoteca que él me había dicho en un principio para ir. Aceptó.

No tenía ganas de salir... por un momento pensé en llamarle para cancelar, pero quería verlo... quería conocerlo. Me alisté. Eran ya la 1 de la mañana cuando me llamó para decirme que ya estaba saliendo para el lugar. También me dijo "¿y de ahí qué haremos? ¿iremos a tu casa? ... me han dado día libre y pues, para seguirla de largo". ¿Seguirla de largo? ¿Acaso me estaba diciendo para dormir juntos? Mi temor pudo más, sólo le atiné a decir "lo que sucede es que 'la casa se respeta', no puedo volver a cualquier hora"... "ah está bien", me respondió.

Fui al lugar que me había dicho. Esa discoteca que no me gustaba, pero que iba sólo porque iba con él. Llegó a los 5 minutos después que yo... estaba vestido con un 'polo' (camiseta) negro, short tipo jean, 'zapatillas' (tenis) y esa sonrisa tan característica en sus fotos. Me encontraba en un extremo de una banca sentado, empecé a explicarle el por qué no había podido ir a recoger a su trabajo. Le ofrecí sentarse pensando que lo haría en el otro extremo... pero en su lugar, se sentó a mi costado. Decidimos entrar.

Ya en la puerta, dijo algo que no logré a escuchar bien, pero el mensaje era uno... que le pagara la entrada. Entramos y nos dirigimos al baño para que se refrescara. Una vez hecho esto, fuimos a la pista de baile. Nos fuimos a un rincón y un muchacho pasó... lo saludó y siguió su camino. "Genial, 'caserito' (acostumbrado a ir)", pensé. Nos dirigimos al segundo piso del recinto... parados en la baranda con vista al primer piso, empecé a ver a la gente alrededor. No había ido en más de un año, pero vaya que había gente guapa como para ligar y luego llevarlos a un hotel... pero no, hoy estaba con él.

Me pidió para volver al primer piso. Una vez en la pista de baile que, dicho sea de paso, estaba repleta de gente, empezamos a bailar. Sus movimientos no eran los mejores... lo hacía tímidamente... pero era lindo verlo así. Le dije que compraría una botella de cerveza para tomar y así lo hice... lastimosamente, al volver, me encontré con dos de mis amigos quienes estaban en su grupo. En aquel grupo había un 'chato' (persona de baja estatura) que mi amigo me advirtió: "cuidado con él que es puto". Le había echado ojo a mi acompañante... es más, lo sacó a bailar en mi delante... los celos empezaron a hervirme. Con una razón tonta lo saqué de la disco.

Fuimos a comprar fuera del recinto... en sí me puse a fumar... él me preguntó si le había incomodado el hecho que otro lo sacara a bailar. Le dije que no, que lo saqué porque lo veía tímido a él... me dijo que ya conocía a ese tipo, pero no le pareció prudente que se pusiera a bailar con otro si había venido conmigo. En fin, volvimos a entrar, pero no fuimos a aquel grupo... nos fuimos aparte. Eran apenas las 3 de la mañana y yo ya quería salir corriendo de ahí... me sentía inseguro ante él... hasta mis amigos me habían dicho que él estaba en 'algo' (simpático). En mi cabeza sólo un recuerdo venía a mí... Julio. Si bien es cierto, nunca salimos a bailar; pero con él sentía una seguridad. En un momento dado me pidió que le compre agua, así que salimos de nuevo afuera. Aunque ahora que lo pienso, me pregunto ¿por qué él no gastaba de su plata?

A eso de las 4 empezó el show... que no era otro sino que imitadores haciendo covers de canciones conocidas. Fuimos al segundo piso porque mis amigos empezaron a llamarme... no entendía mis señales de que no iría... es más uno quiso tomar una foto e hizo que el otro se avergonzara. Ya en el segundo piso, incluso llegué a poner mi brazo sobre su hombro por unos instantes y luego lo retiraba. Quería abrazarlo, pero no me atrevía. Él era demasiado lindo, pero de algo estaba seguro... yo no conocía su lado 'pendejo' (pícaro). Sólo recordaba el hecho que él no había dicho que no cuando lo sacaron a bailar. Cuando acabo el show ya eran alrededor de las 5 de la mañana... mis amigos se fueron y nosotros volvimos abajo a bailar.

Nos colocamos en el centro de la pista de nuevo... y el grupo de chicos de mi costado empezó a mirarme. Uno incluso se me acercó y me preguntó cómo me llamaba... yo le dije "¿por qué?", a lo que contestó "me gustaría saber de ti". "Estoy con alguien", le respondí a lo que atinó a decir "ah estás con tu pareja, lo siento". Pesé a esta interacción, mi acompañante no preguntó nada. Después, fuimos al baño nuevamente a mojarnos, hacía un calor de mil diablos. Al volver a la pista, no fuimos directamente a ella... me llevó a los laterales donde salía el aire acondicionado, so pretexto para refrescarnos. Empezó a hacerse el que estaba cansado y tras un movimiento de cabeza suyo, lo arrastré hacía mí para que descansara en mi hombro. ¡Rayos! me moría por besarlo, pero temía que pensara mal de mí.

Volvimos a la pista y nos pusimos a bailar. Como era Reggaeton intenté acercarme un poco más... poner mi mano en su cintura incluso... pero sentí que él se alejó, por ello dejé de hacer ello. En eso, un muchacho pasa por nuestro costado y se me queda mirando... la media luna que recorrió lo hizo sin apartar su mirada de mí. ¡Mierda! Cuántas veces he estado solo y nadie me miraba... y ahora que estoy acompañado, lo hacen... ¿qué cruel es el mundo? Empezó a sonar bachata y estábamos bailando... yo imitando los pasos de un chico que veía bailar a unos pasos míos. No recuerdo exactamente cómo pasó, pero terminamos abrazados los dos hasta en dos ocasiones... una, incluso, fue de esos abrazos que tú le das a una persona querida. Irónicamente, un chico que estaba frente a nosotros se quedó mirando como diciendo 'qué linda pareja'.

No hice nada indebido... me moría por besarlo, pero no me atrevía. Empezamos a avanzar hacia el centro nuevamente. Ya eran las 6 de la mañana y me dijo para ya irnos, pero justo sonaba una canción que a mí me gustaba... le dije que se esperara un poquito y seguí bailando. Fue en ese momento que colocó sus brazos alrededor de mi cuello... yo lo tomé por la cintura... él cerraba sus ojos como lo había hecho en toda la noche al bailar... tomé coraje y acerqué mi rostro hacía él... nuestras narices chocaron y luego nuestros labios. Fue un poco más de un 'pico', pero sin llegar a ser un beso apasionado. Fueron unos segundos apenas, él no dejó avanzar a más. No sé quien se separó primero, pero la cosa es que seguimos bailando apenas un rato más. Después que acabara la canción, me acerqué a él... le dí un 'pico' (beso de labios) y le dije para ya irnos. Él sólo río.

Salimos de ahí. Caminábamos en dirección a la avenida para tomar nuestro respectivo transporte, cuando divisé a un amigo egresado de la universidad a quien saludé... quizás no debí, pero me puse a hablar con este amigo, en sí porque íbamos por el mismo camino, no quería que hubiera un silencio. Pero en un momento dado, nosotros volteamos y los dejamos. Ya en el camino, me dijo que no estaba seguro si por donde estábamos yendo pasaba su bus, por lo que nos dirigimos a donde él conocía. Ya en el paradero se compra un jugo de naranja y se lo empieza a tomar. Ni siquiera me convidó, al menos eso pensé... bebió hasta la mitad y luego me lo ofreció. No hubo una charla tan fluida, yo aún estaba nervioso. Me preguntó si mi familia sabía que yo era gay... ¿qué te dicen? me preguntó - "nada", le respondí.

Le pregunté por su caso y me dijo que sí sabían, pero en su caso... le habían echado de su casa y por eso ahora vivía con una familia adoptiva. Mmm recuerdo que él me había dicho que vivía con su abuela y tío, pero bueno, no nos hemos sentado netamente a hablar. Su transporte llegó, se despidió y se subió. Yo crucé para tomar el mío. En el camino le escribí diciéndole que esperaba que llegara bien... no respondió, pese a haber estado en línea tan solo un minuto atrás. Me puse a pensar en muchas cosas mientras una canción sonaba en mi cabeza... y luego en mis oídos.


"¿A dónde va nuestro amor?"
Angélica María





-----------------------------------------------------------------------------------------------

Gabo es un chico de apenas 19 años, pero pese a su corta edad, es bien responsable... trabaja y ha empezado a estudiar. Es más bajo que yo, pero no tanto como yo pensé (yo mido 1.75)... es delgado, pero más llenito de lo que parece en sus fotos. Tez clara con sus facciones que no son las de un adonis, pero tiene un no-se-qué que lo hace llamativo... quizás sea por eso que me pongo tan inseguro. En personalidad es tímido - al menos eso aparenta - pero lo contacté por Tinder, por lo que tan santo no creo que sea. Recuerdo que la vez que hablamos y quedamos para salir a bailar, me dijo que estaba 'arrecho' (caliente)... que pese al intenso calor que está haciendo estos días (estamos en verano), le gustaba dormir calientito... pero esa oportunidad le dije que yo lo respetaría, creo que por eso no me atrevía a hacer nada. Por lo general si quedo con alguien para 'tirar' (tener sexo), no tengo reparo en sobrepasar mi mano... pero con él, lo veo como un niño... aunque no me queda claro qué tan niño sea.

-----------------------------------------------------------------------------------------------


Antes de llegar a casa, me quedé en la plaza fumando mientras continuaba escuchando esa canción. Quería llorar... llorar por la inseguridad... gritar... gritar por temor. Entré a la iglesia que por ahí hay para orar, pero ni eso ayudó a calmar mi ansiedad. Llegué a mi casa y me eché a dormir... sin bañarme ni siquiera, pese a haber estado sudando toda la noche. Veía mi teléfono por si respondía el mensaje que le había mandado, pero nada... no lo hacía. Me quedé dormido. Al despertar, seguía sintiendo esa inseguridad... hasta que después de unas horas respondió. Me alivió, pero no el hecho de que no siguiera una conversación. Hablando con mi amigo de ayer, por whatsapp, me decía "no te enamores", pero ¡mierda! lo hice la primera vez que vi su foto... bueno, era porque en un principio, me hacía recordar al 'oso'.

Aún ahora que escribo estas líneas... que son muchas... sigo pensando en él y escuchando esa canción. Me siento tan inseguro... no sé qué impresión haya tenido de mí... no sé cómo es la actitud de los chicos que le llaman la atención... ni tampoco si querrá tener una cita real. Aunque algo negativo que me pongo a pensar es: no me gustó el hecho que me haya hecho a mí pagar todo.




¿Quién sin darse cuenta te empuja a la puerta,
cuando, quizás, tú quieres estar aquí?




sábado, 21 de enero de 2017

Nadie dijo que sería fácil...






Quise reunirme contigo, decirte lo siento y que no sabes cuán lindo... eres.

Quería verte, siquiera abrazarte, y decir que fui yo quién... se alejó.

Quería saber tus secretos, escuchar tus preguntas... preguntas que nada arreglarán.

Corremos en círculos, viendo lo peor de nosotros... una ciencia tan extraña.

Nadie dijo que sería fácil... es una lástima que tengamos que separarnos.

Nadie dijo que sería fácil... nadie nunca dijo que dolería así.

Estuve adivinando... tus jugadas, tus ataques... queriendo analizar tus misterios.

Los enigmas... que hoy nos rodean... no hablan tan fuerte... como el corazón.

Quiero que sepas... que realmente te quise... pero hoy ya nada puede pasar.

Ven a mi círculo... persigue mis sueños... y volvamos a empezar.

Nadie dijo que sería fácil... es una pena que esto sea el final.

Nadie dijo que sería fácil... nadie nunca dijo que esto no llegaría a pasar.

No, no podemos de nuevo empezar...


"The Scientist"
Glee version



jueves, 19 de enero de 2017

Julio






Julio es un chico que conocí por grindr. Bueno en sí por la aplicación, pero no directamente de aquella aplicación. Yo quedé con un chico de dicho app y él, el mismo día, quedó con Julio a la vez... así nos conocimos. Para entonces, yo tenía las llaves del 'cuarto' (apartamento) que alquilaba un primo mío... así que fuimos a dormir ahí aquel día. Literalmente, fuimos a dormir... luego al despertar, hubo algunas caricias y después, seguimos durmiendo. Así estuvimos todo el día. Me acompañó a comprar unas 'zapatillas' (tennis) que necesitaba comprarme y luego fuimos a su casa.

Cuando regresé a la mía, por más que intentaba no darle importancia, no lo podía sacar de mi cabeza. El día siguiente nos volvimos a ver, pero la cosa no acabó muy bien que digamos. Pensé que no lo vería más, pero él me llamó para disculparse. Quedamos en que nos veríamos el lunes que venía, y así pasamos las fiestas navideñas hablando por el 'celular' (móvil). Debo admitir que fue la primera vez que contactaba con alguien para esas fechas... me devolvió el ánimo que usualmente pierdo por las mismas.

La semana que continuó no hubo un día que no nos vimos. Yo iba a su casa y me quedaba a dormir... o él venía a visitarme a la mía (en mi caso no se podía quedar a dormir, pero cuando no había nadie, lo metía a mi habitación). Tuvimos sexo todos los días, aunque no del tipo convencional (penetración). Julio y yo compartíamos el mismo rol sexual en la cama, pero eso no evitaba que al momento de estar en ella, evitara despertar en nosotros nuestras más intensas pasiones. Incluso llegamos a tener una posición que se convirtió en nuestra favorita.

Pero no solamente en ello eramos "incompatibles"... nuestra forma de ser era de la más opuesta a la vez... lo que a mí me gustaba, a él no y viceversa. Varias veces lo discutimos y me transmitía su temor de que estas diferencias terminaran por separarnos... aunque yo le decía que teníamos que vencerlas juntos. Algo que me gustó de él, fue el hecho que siempre que había algo que no nos agradaba, lo conversábamos en vez de callarlo y fingir que todo iba bien. Así mismo, me hizo notar que yo mucho me apego a la otra persona y empiezo a 'pulirla' para que ésta brille, en vez de que sea yo quien brille. Al fin y al cabo, mi brillo fue lo que lo enamoró.

El nuevo año llegó y nosotros continuamos viéndonos... todo iba igual, pero empezaron a aparecer los primeros problemas. Yo dejé de ser tan complaciente como él me había pedido... empecé a tratarlo como trato a cualquier persona que es allegada a mí (admito que llego a ser algo molesto)... pero mi forma de ser, le molestaba mucho. Él no siguió su propio consejo, tampoco... empezó a 'pulirme' tanto que olvidó brillar él. El sentimiento por él permanecía, pero la atracción física, poco a poco empezó a decaer. Iba perdiendo interés sexual hacía él... al punto de volver a dicha aplicación para conocer otras personas que satisfagan ese deseo carnal que él ya no me provocaba. Evidentemente lo hablé con él. Le dije que tenía 'deseo' (llámese penetrar) que él no me satisfacía y que quería hacerlo con alguien más... él me confesó que lo tenía también, y quedamos en satisfacer esa parte cada quien por su lado.

Acá quiero detenerme un poco. Yo siempre consideré y creí en las relaciones monógamas, pero el testimonio de otras personas... y luego, por ciertas cosas que lo analicé por el 'osito'... llegué a entender que muchas veces el deseo por una persona se pierde; pero el compañerismo continua... y éste es, al fin de cuentas, el amor que perdura. O al menos yo lo entendí así. Pero, quizás aún no esté preparado para jugar en esas ligas. Cuando lo conocí... todo mi mundo giraba entorno a él... yo no veía a nadie más... me molestaba el hecho de que él hablara con alguien más... pero sus miedos e inseguridades (propias de sus malas experiencias) hicieron que yo sucumbara en la duda y poco a poco, me vaya alejando de él... sin querer.

Él es un año mayor que yo... y en comparación, él ha tenido relaciones estables, cosa que yo no... es más, él ha convivido con la otra persona, cosa que yo menos. Cuando nos conocimos, él salía de una mala relación la cual no lo dejó bien parado y yo... pues, yo salía del golpe que había tenido con el 'osito'. Los dos teníamos cadáveres sentimentales que, quizás, lo depositamos en el otro... eso yo le expliqué. Y aunque él muchas veces dijo que esto no llegaría a buen pie... yo le decía que tuviera fe... pero sus miedos pudieron más con la poca fe que tengo...

El viernes pasado lo hablamos... decidimos darnos otra oportunidad... tuvimos un sexo maravilloso. Me quedé dormido en su pecho... aunque tuve que irme en ese momento. Pero al día siguiente... aquel sábado que iba a dormir con él, todo cambió. Estuve (según él) muy cariñoso, pero pese a ello, no quise tener sexo. Al dormir - siempre dormimos desnudos - no quise quedarme todo el rato pegado a él. Muy por el contrario, tuve sexo con otra persona después quien, al comentarle sobre mi situación, me hizo dudar con un comentario suyo.

Desde entonces no lo he vuelto a ver. He estado ocupado con trabajos para la universidad y por ello él no ha venido a mi casa o yo he ido a la suya. Hemos hablado vía whatsapp, pero por momentos he sentido un cierto fastidio al recibir un mensaje suyo... sobre todo cuando me habla en el grindr porque me ve conectado como si me estuviera 'stalkeando'. Sé que debería poner punto final a todo esto, porque a veces siento que a él no le gusta esta situación, pero se las aguanta porque me quiere... pero no puedo seguir dándole alas cuando éstas no llegaran a buen puerto, pero... pero cada vez que lo pienso, siento que lo extrañaré y que no quiero perder contacto con él. Lo quiero, es cierto... solamente no tengo deseos sexuales por él. Dios, qué confusión! Mi cabeza está hecha un lío y verdaderamente, no sé qué hacer: si dar por terminado o seguir evitando que la llama que hay entre los dos, se apague por completo!


Aunque esto termine...
agradezco tu tiempo y dedicación...
pues hoy me llevó tu calor sabiendo...
que no hay a quién culpar!


"No hay a quien culpar"
(ABBA)





martes, 29 de noviembre de 2016

Cuando todo terminó!






Cuando todo terminó con el 'osito', me deprimí... no al grado de otras veces, que tiraba todo al abandono... pero sí me deprimí. Dos días, estuve dos días en cama (literalmente)... no salí, no comí, no hice nada más que dormir. Pasado esos dos días, me levanté y decidí seguir adelante. No sé si esto significa que maduré o qué... pero sólo sé que lo superé. No al 'osito', sino al hecho de hundirme por alguien.

Al 'osito' lo quise e hice muchas cosas por él. Ha sido el único muchacho que he llevado a mi casa, a mi cama... le presté mi ropa, mi laptop y todo lo que él quería. Eliminé el grindr y toda aplicación por él (en su delante). Realmente quería algo bonito con él... pero él me dejó... ¿por qué? no lo sé... simplemente me dejó. Me dejó de hablar, me dejo de escribir, me dejo de...

Y algo que nunca me había pasado, me bloqueó. Usualmente, siempre fui yo quien bloqueaba; pero ahora era otra persona quien lo hacía. No sé por qué lo hizo... y la verdad, nunca lo sabré. No guardo nada de rencor contra él y aún por momentos lo pienso; pero sé que volveré a querer. No me hundo hoy en depresión porque aún hay una vida por recorrer... y tantos hombres por conocer (en todo sentido jee).

Dondequiera que estés osito, quiero que sepas lo feliz que me hiciste sentir... porque en verdad, yo fui feliz... conociéndote a ti!



"Conociéndome, conociéndote"
(Mamma Mia Perú)





Cuando fui tan feliz...
conociéndote a ti!


martes, 15 de noviembre de 2016

Cuando eramos tú y yo!






Qué raro es...
cuando te ves...
mirando el pasado.

Estando aquí...
sólo sé...
que contigo quiero estar.

Por qué creí...
que era verdad...
todos los milagros.

Pues tengo hoy...
que fingir...
que nunca me importó.

Contigo, yo creí tener...
mi propio cuento de hadas...
que mi deseo así...
se me cumplió...
pero la gente aquí, veía que...
el sueño y la verdad, yo confundí...
estando tú y yo.

Recuerdo bien...
esa canción...
que tú cantabas.

Al sonreír...
me la hacías sentir...
fuerte en el corazón.

La letra la cambiaste y yo...
me quedé vacío...
pues no tengo más lo que un día fue...
casi una canción.

Y ahora sé que todo fue...
simplemente un sueño...
que mi deseo no...
no se cumplió...
y ahora puedo ver también...
que el sueño y la verdad yo confundí...
pues me ilusionó...
que fuéramos tú y yo.

No puede ser que esto me cegó...
estabas flotando, mientras caía...
y no me importó.

Pues me ilusionó...
oh, oh, oh...
hoy veo que a ti no...
que fuéramos tú y yo!







Qué triste es ver...
que terminamos así!