miércoles, 23 de diciembre de 2015

Crónica de una depresión anunciada!





Diciembre ha iniciado con una sensación de aridez... Noviembre fue un mes difícil para mí... bueno, a decir verdad, en los últimos 3 años ha sido un mes difícil para mí. "¡Carajo! Otro mensaje en whatsapp" - cómo quisiera eliminar esa aplicación de mi 'celular' (móvil), pero no puedo... mis compañeros de la facultad se tienen que comunicar conmigo por los trabajos que estamos haciendo. Respiro. "Pero ¿qué trabajo?" - me pregunto. En los últimos meses, he estado enfocado en presentar trabajos de las distintas asignaturas que he tomado... pero, una duda ronda en mi cabeza - "¿Esto es lo que yo quiero por vida?".

La clase pasada, una gorda hijueputa se puso a hablar de lo que no sabía. Quién se cree... vino a sustituir a una profesora que justo se le ocurrió ser madre este semestre... y en vez de enseñar, se pone a hablar y hablar de cosas que no vienen al tema. "¡Gorda, hija de puta!" - no puedo fingir que no me incomodo... lo siento, no soy así... soy un resentido de mierda. En fin, será mejor que termine este reportaje para el noticiero que estamos haciendo en el curso de periodismo.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


"Tengo un mensaje en el facebook... ¿de quién es?" - me fijo - "Es de Rob". Rob, este 'ciclo' (semestre) te he visto poco ya que sólo compartimos una asignatura juntos... en cambio con Stefanie te reúnes más. No puedo evitar pensar que te gusta... por lo que ella cuenta, le hablas en el chat de messenger casi seguido y he visto que hasta le pones "like" en sus estados mientras que en los míos, creo que ni los ves. En fin, veamos qué quieres.



"Claro para que te preste mi 'cel' (móvil) sí me hablas, no... hdp" - sé que no debería ponerme así... de plano entendí que es mi amigo y no pasará de eso, pero no puedo evitar sentir... ammm, ¿celos? Pff! A estas altura... "Ahh tengo que terminar estos reportajes... ¡Carajo! Me había olvidado el trabajo del curso de edición de audio... tmr!"


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


No fui ese día a verme con Rob... simplemente no quería verlo... que se 'joda' (cague), no es mi culpa que no tenga 'cel'. En su lugar fui a mi clase de audio... al parecer el encargado se está encargando de todo. Bien, si apruebo será gracias a él.

Al menos los reportajes de periodismo están quedando 'bacanes' (geniales). El otro día me quede en la casa de la amiga de mi amigo... vaya casa que tenía... muy bonita. Me gustó el mármol de su cocina... cuando tener mi casa, o bueno departamento, haré que la cocina con la sala se conecte por un mármol parecido.

Todo está quedando bien, pero... por qué me preocupo tanto por este curso... ¿qué pasó con los idiomas? Bueno, estoy terminando portugués este mes... pero, ayer tuve que faltar por tener que hacer los trabajos de la facultad. A veces me olvido que la universidad es un medio y no un fin...


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


He terminado mi ciclo académico... aprobé 2 de las 4 asignaturas que estaba inscrito... una de ellas a propósito porque no me cae el profesor (es un hijueputa). "¿Valió la pena tanto esfuerzo?" - me pregunto mientras me siento y tomo otro sorbo de café. El curso que llevaba con Rob lo reprobé porque justo me enfermé ese día... bueno, tampoco había estado asistiendo a las reuniones... mmm estoy 'palteado' (avergonzado) con la gente del grupo.

Necesito unas vacaciones... alejarme de todo esto... ¡Carajo! Otra vez mi 'viejo' (padre) está siendo mezquino con mi 'vieja' (madre) ¡Me 'llega'! (molesta). Y otra vez esta con su idea de buscar empresas grandes... yo no quiero trabajar en un trabajo que quizás de dinero, pero viva infeliz como él... ¡mierda! ya me parezco a él... estoy estudiando una carrera por obligación más que por placer. No, no quiero... no quiero ser como...





"Um de nós sozinho... um de nós no ninho... triste a esperar" - empiezo a cantar - "triste ser assim... sem sentido, sem porque... quero estar de novo com você". Me había olvidado de Kevin... bueno, la verdad es que no... no lo había olvidado. Ironías de la vida... yo, estúpido, pensando que podía lastimarlo y fue él quien me lastimó a mí. Pero qué iba a hacer... lo dejé ir... la vida no es una película... al contrario, es una cadena... pues mientras yo sufro por él, él sufre por alguien más y así sucesivamente. Necesito salir de aquí.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Se acerca nuevamente la navidad y yo estoy de vuelta hecho un grinch... veo las calles decoradas, pero nada... nada llama mi atención. No quiero celebrar navidad... no quiero celebrar año nuevo... no quiero nada. Sí, todo esto se debe a Kevin, Erik, Rob... a todas esas ilusiones que nunca llegaron a ser... desde L la paso así. Hay una celebración para niños en un colegio de niños especiales, pero no quiero ir. El año pasado yo animé... ahora, ni siquiera he estado en las organizaciones previas. En verdad, no quiero nada.

Son las 5.30 de la mañana... no he dormido nada... mi padre se levanta para decirme que vaya, que la pasaré bien - "¿pasarla bien? ¿Sabe este imbécil por qué estoy así?" - me digo a mí mismo mientras pienso si ir o no ir. Le había dicho a una amiga que iría sólo para que ella no se aburra (tampoco ella quiere ir) - "Carajo, qué hago... voy o no voy" - me sigo preguntando.

"Qué mierda, voy un rato" - me levanto y me alisto en menos de cinco minutos. Son las 6.15 de la mañana y tenía que estar en el punto de encuentro a las 6.20 am. Tomo un taxi... éste vuela. No hay tráfico así que vamos rápido... llego y el bus aún no llega. ¡Qué suerte! 

Me encuentro con mi amiga (que dicho sea de paso, es lesbiana... aunque dice ser bisexual). Nos sentamos juntos en el bus y empezamos a conversar... me pregunta si estuve saliendo con alguien y le cuento lo sucedido con Erik y posteriormente con Kevin. Llegamos al colegio donde se realizaría el evento. Ha llegado un hombre bien apuesto... estará sobre sus 30... y hay otro joven que también está bueno. Lo comento con mi amiga y ella opina lo mismo.




El show empieza y la verdad que la paso bien... me pongo una cobarta de colores y un sombrero beige. Me pongo a bailar y tratar de darle alegría a estos niños que, sinceramente, no sé cómo los aguantan. En fin, la paso bien... el show termina a la hora acordada... se les entrega los regalos a los 'mocosos' (niños) con down (sí estoy siendo sarcástico) y nos disponemos a volver a nuestras casas. Puta mare, no quiero volver.

En el trayecto de regreso duermo un poco... al llegar a mi distrito voy al mercado a comprarle un poco de hígado a mi perra... el día anterior fue su cumpleaños número 14, así que quería engreirla un poco. Voy a la casa de mi abuela (pues ahí está mi perra) a dejarle la comida y luego voy a casa. Entro, veo a mis 'viejos' e internamente empiezo a renegar... haciendo que toda la emoción vivida previamente, se vaya nuevamente a la mierda.


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Son la 1 de la mañana y me encuentro en el paradero esperando algún bus que me llevé a mi casa... estoy en un distrito al sur de mi ciudad. He venido solo... a decir verdad, me he alejado de los amigos últimamente... la verdad es que no quiere ver a ninguno... quiero estar solo. Vine aquí porque quería ver el mar (hay un mirador precioso por estos lares)... el mar me relaja. Por fin viene uno... lo tomo.

Estoy cerca de mi casa cuando recibo una llamada de mi padre... ¡carajo! ¡cómo 'jode'! (molesta)... el otro día eran las 4 de la mañana, la monga de mi hermana no llegaba a casa y él bien tranquilo ahí durmiendo... en cambio como soy yo, me llama como si fuese un niñito pequeño... ¡Qué no joda y se vaya a la mierda! Arrojo el 'celular'... este cae en la pista. Me acerco a recogerlo... la pantalla esta rota. Me lleno de ira... lo vuelvo a arrojar, esta vez con más fuerza todavía... y para rematarlo, lo piso. ¡Estoy que hiervo en ira!

Llego a casa, subo a mi cuarto y me encierro en él  - "quiero gritar, quiero llorar; grr quiero, quiero..." - cojo la gillete y me hago un corte en el brazo izquierdo. Sé que prometí no volver a hacerlo, pero tenía que desfogarme de algún modo. Puta mare, no fue suficiente. Cojo mi llaves y empiezo a rayar la pared... sobre todo en aquella calcomania que dice "Welcome" que mi madre puso.

La herida en mi brazo empieza a sangrar... la calcomania está destruida... y unas lágrimas empiezan, de mis ojos, a brotar... carajo, me siento mal... no quiero sentirme así, pero me siento así... quiero morir, quiero morir... pero soy tan cobarde para matarme que... estoy seguro... el día que coja valor, lo haré sin más remedio. "¿Y qué hay con los enfermos que luchan por su vida?" - me dice la voz de mi consciencia - "¡A mí qué mierda me importa ellos en estos momentos! ¡La vida en estos momentos, para mí, es una mierda! ¡¿Qué he hecho con mi vida?! ¡Nada! ¡Absolutamente nada!". Empiezo a llorar mientras me siento una mierda. 




Me quedo dormido.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Dudas en mi cabeza!







A un fin de semana de acabar el mes... a un mes de acabar el año... yo me encuentro aquí sentado reflexionando, preguntándome - ¿Qué coño he hecho este año? - Volví a la universidad a terminar la carrera que dejé inconclusa en el 2012... retomé los estudios del idioma portugués, también, para acabarlos y así sacar mi diploma... pero, éstas cosas - ¿han valido la pena? - me pregunto mientras tomo otro sorbo de café.

25 años ya... un cuarto de siglo... edad que muchos quisieran regresar, mientras que yo... yo... yo no sé. Siento que eché a perder mis años mozos, pues de aquí sólo hay un paso para llegar a los 30. La presión social... la puta presión social - muchas veces con cara de mi padre - me empuja a ser duro conmigo mismo... y a pensar que si llegada esa edad, no he conseguido nada tangible, estoy jodido. Odio las ideas que mi padre ha impuesto en mi cabeza... pues por más que intento sacarlas, no me es factible.

En la facultad veo a compañeros que denotan estar apasionados por la carrera... periodismo, diseño, marketing, entre otras... mientras que yo... yo... yo sigo preguntándome qué coño quiero hacer con mi vida. ¿Un simple profesor de idiomas? como un imbécil me escribió una vez, y que desde ya le respondo que no... por supuesto que no es ser un simple profesor de idiomas. Prefiero hacer algo que me haga feliz aunque tenga que esforzarme el doble... a hacer algo que sea más apreciado por el resto, pero que me traiga desdicha cada vez que tenga que levantarme.

Para el próximo año, yo estaré haciéndome a cargo de mis estudios... para ello habrá que trabajar y la idea es hacerlo en una rama de lo que estoy estudiando... pero ¿cuál? ¡¿cuál?! ¿en qué coño trabajar? y la pregunta que más ronda mi cabeza es: ¿y los idiomas? La carrera que estudio es interesante y hasta he aprendido a hacer las paces con el periodismo... pero ¿es lo que realmente deseo hacer? No... lo que realmente quiero hacer es enseñar... me encanta... adoro enseñar... me cambia el semblante... pero ¿qué? ¡Coño! ¿Qué?

Me encuentro en el mar... sí... al fondo del mar... a merced de las corrientes... a merced de las olas... pues me quieren llevar cada una a un camino distinto... y yo, yo sigo ahí sin saber nadar. No puedo ir contra corriente... no porque no pueda, sino porque no tengo los recursos como para. Por otro lado, tampoco sé a qué dirección nadar... y tengo que darme prisa, pues me puedo ahogar. ¡Carajo! Porra de merda! Quero sair correndo... quero fugir pra qualquer lugar... onde ninguém olhe pra mim... onde eu não possa, nem sequer, me ver. Há alguém que possa me resgatar... alguém que possa escutar meu berro e venha me salvar?







Todo el mundo me dice "haz lo que quieras"...
pues me pregunto: ¡¿Qué mierda quiero?!

miércoles, 18 de noviembre de 2015

A una semana! (¿Cuánto más?)






Ha pasado una semana desde aquella vez... una semana desde que te volví a ver. Me encontraba nervioso porque sabía a lo que iba... sabía que ya no ibamos a más. Intenté ser positivo y te hablé como antes para ver si esto te haría cambiar de opinión... pero no, tu decisión estaba hecha y yo... yo solamente tenía que aceptarla. 

Extrañaba tus besos, pero si no me acordaba cómo eran ellos. Quería probar por eso tus labios, pero no me dejaste. Quería sentir el calor de tus manos, pero no estaban ni tibias. Tu aroma también era distinto... ya no era ese olor que te tenía característico. Entonces, ¿de qué me lamento? Cuando te besé... por más que lo intenté... no sentí en tus labios placer. Cuando te abracé aquella vez... tu cara tenía otro rostro. Debo admitir que me acordaba de ti más por tu foto. Me apasioné por tu piel sin siquiera haberla probado... o bueno, sí lo hice; torpemente, pero lo hice... aunque de eso tampoco ya me acuerdo.

No pensé que esto podía pasar... que al final quisiera tener algo cuando ya no tenía nada. De verdad... que no quiero hablar de este tema. Me encuentro parado en un desierto, sollozando... reteniendo cada lágrima... porque esa vez, aquella vez... era la última vez que te veía. No te volveré a ver de la manera que te he visto anteriormente... ya no podré hablarte como antes lo pude hacer... y eso, mata mi ser. Pensé que era dueño de lo que "podría ser"... pensé que esta vez era el creador de este juego... y terminé siendo un peón que perdió por querer perseguir dos torres.

Detrás de la espera de algún mensaje tuyo, podía ver pasar al destino riéndose tal cual asesino... señalando, apuntando y soltando una risa cruel. Por ello, te cité... para poner fin a ese juego maldito de 'volverse a ver'. Es triste porque al final quise encontrar algo más allá de esa mirada fría tuya... pero no, ello jamás lo logré. Decidí poner fin a mi dolor externamente... aunque aún hay un grito en lo interno. Hoy, estos versos no son más que uno de esos lamentos... lamentos que no logro entender de qué, pero que están ahí... arraigado en mi ser.


"No pensé que era amor"
(interpretada en la obra Av. Larco, Lima - Perú)




Me sienta mal recordar esa noche de karaoke... esa noche que te tuve y no te quise tener. Mierda! Me sienta mal escuchar aquellas canciones que escuchamos esa vez.

¿Sabes lo que más me jode? Ver las calles ya decoradas, pues se acerca otra vez las fiestas navideñas... y yo siga tal cual como el año anterior y al anterior... solo. Sí, me jode estar solo, ¿Qué pasa? ¿No puedo estarlo acaso? ¿No puede uno estar un rato acostado en el suelo... sintiendo ese frío tan rico como el más frío de los inviernos? No siempre se puede estar de pie... a veces las piernas se cansan y el cuerpo exige de alguna manera u otra, reposo.

Cierto, este año es diferente a los anteriores... hay un grado de 'maduración' del árbol... pero no es suficiente. Dicen que lo bueno se hace esperar... pero, disculpen que ría con ironía... pues hoy por hoy, veo al futuro hacerse flaco... y que la vida no es más que un rato. Me siento peor que mesero que sirve los platos... viendo a los demás comer mientras él tenga esperar el último turno para servirse un sólo plato. 

Por querer perseguir dos conejos, terminé cayendo en mis propias trampas... ojala esto no hubiese sido así, pero fue así. Me robaron mis opciones, pues no vi bien el juego. Todo se fue, traicionaron mi fe... y nadie sigue sin entender cómo la pase. Cuánto más tendré que seguir esperando en la ventana... cuánto mas deberé dormir solo en la cama... cuánto más seguiré sirviendo platos en vez de disfrutar yo del festín!






domingo, 15 de noviembre de 2015

El frío de su adiós!





"Me siento super nervioso... no sé qué será después. Estoy triste porque siento/creo que será la última vez que lo vea... quiero probar sus labios aunque sea por última vez... tan solo eso quiero... nooo, quiero estar con él... o desenamorarme... lo primero que ocurra. Shit!! 
He esperado una hora... llamo... contesta... y al momento corta.
Con Kevin, ¿me vi en una relación? En sí, me veía matando de celos a Erik... cuando lo conocí, yo lo abracé pensando en Diego... no en él. De ahí, al día siguiente, yo pensé en él, cierto... pero como me dijo mi amiga, sólo estaba pasando lo que sentía por Erik a él. Luego cuando le hablé fue por probar... porque Erik ya no me hablaba. Cuando salí con él... yo pensé en Erik. Y yo, tontamente pidiendo que él no sufra porque sentí que estaba haciendo mal al salir con alguien que no estaba enamorado... pero aquella vez que... no me rechazó, sino que... ¡Carajo! No sé. Aquella vez yo lo quise besar y él no se dejó... le dije que me quedaría en el lugar y él siguió. Cierto, luego yo me puse en una actitud que no debía, pero fue porque me hizo pensar un poco en L y la vez que él... bueno, no fue lo mismo esa vez. 
Estos días sin él no han sido fáciles... ¡Mierda! Quería saber de él y odiaba no saberlo... ahora lo veré y siento/temo que será la última vez. Quiero probar sus labios... espero que me deje... pero si no es así, me pregunto ¿Qué haré? ¿Qué sentiré? Coño!! Solo quiero verlo por última vez y botar este clavo que tengo clavado... después de eso, no lo veré y todo quedará como lo que debió ser: el chico que tenía los labios más suaves que haya probado, pero que no lo volví a ver... como aquel hombre que besaba bien... como con Anthony también. 
¿Odiaré la ropa que tengo puesta? ¿Maldiciré el bus que tomé? No lo sé... estoy aquí esperándolo y en mi menta esta aquella vez cuando me vi con L. Quiero fumar, quiero tomar y quiero llorar... esto último no lo haré... ni en frente de él ni de nadie. Mi corazón se cierra a cualquier oportunidad... está cerrado y a la vez quisiera odiarlo, pero no puede. Lo desea, desea sus labios, su lengua. No... desea su amor... pero eso es algo que a él ya no le pertenece. 
A un mes de la última vez que lo vi... de aquella fatídica vez. Mierda! Aún no llega..."

Escrito a las 20:41 del día 11 de Noviembre de 2015


Luego de escribir estas líneas en mi 'celular' (móvil), llegó él... estaba con una 'polera' (jersey) de diseño militar, un jean azul y llevaba una botella de Gatorade en su bolsillo izquierdo. "Hasta que por fin" dije sonriendo irónicamente... había estado esperándolo por más de una hora. Él sonrió avergonzado. Empezamos a caminar con dirección sur... "¿Cómo estás?" - le pregunté. "Bien" - me respondió en tono bajo. Volvía a ser el chico de la primera vez... aquel que no hablaba... que sonreía avergonzado, creyendo que con eso uno sabría lo que pensaba o sentía.

Salimos de la zona de restaurantes y caminamos hacía el parque que quedaba en el malecón... durante todo el trayecto hablé tonterías para haber si así se soltaba, pero él seguía sonriendo avergonzado... cuando le preguntaba qué le pasaba, me decía "nada". La vista de noche del mar con las luces de fondo del litoral era hermosa... era la primera vez que paseaba por ahí... lo único no-perfecto era él... no hablaba. Caminaba lento, pero distante de mí...  su cuerpo no se pegaba al mío como antes. Le dije para sentarnos en una de las bancas... así lo hicimos. Se sentó alejado de mí... y durante todo ese momento, apenas decía unas palabras.

Le dije para irnos al otro parque... donde lo llevó la primera vez que salimos... aceptó. Caminamos y en todo momento lo hizo distante. Llegamos a aquel parque donde lo llevé la primera vez... aquella vez donde me acerqué y lo besé. Lastimosamente el banco donde nos sentamos aquella vez estaba ocupado por una pareja que odié de inmediato... nos sentamos en la banca continua. Él no se quiso sentar... yo le pedí que lo hiciera. "¿Qué pasa?" - le pregunté de frente... hizo algunas muecas y luego, se digno a decir - "nada" - en tono bajo. "En serio, dime qué pasa... técnicamente he tenido que rogarte para verte... qué pasa" - volví a insistir. Sonrió irónico... volvió a hacer un par de muecas y en tono bien bajo dijo "mm no... no voy a decir".

Estuvimos en esa situación unos minutos... le dije que no iba a insistir más, pero le pedí si me permitía hacer algo... accedió, en palabra. Lo intenté besar, pero no se dejó. "Bueno" - dije en tono tranquilo. "Vamos yendo" - le dije mientras me levantaba de la banca. Empezamos a caminar rumbo al centro comercial. Busqué tener un contacto con él, así que por momentos pasaba mi brazo sobre sus hombros... él se incomodaba. Recordé lo cosquilloso que era, así que empecé a hacerle cosquilla en su barriga... se molestaba... yo insistí. Me metió un codazo en el estómago (me dolió)... le metí un puñete en su hombro (por haberme hecho eso).

Llegamos al centro comercial... "¿Dónde tomas el bus?" - le pregunté calmadamente. "Por allá" - me respondió. "Bueno, yo iré al centro comercial porque tengo hambre y quiero comer algo" - mentí. "Okey" - respondió. Me dio la mano para despedirse... le di la mía. Intenté acercarlo a mí para abrazarle, pero no se dejo del todo. "Cuídate sí" - le dije con una sonrisa. Él se fue y yo me fui. No entré al centro comercial, no tenía hambre. Sin que él me viera crucé la calle y me fui por otro camino. Me sentía un poco mal... sabía que esto iba a pasar... la razón por la cual le había pedido salir esta oportunidad era para saber si ya no debía esperanzarme en recibir algo de él.

Eran alrededor de las diez y media de la noche... con las justas habíamos estado juntos un poco más de una hora. Entré a una tienda a comprar un paquete de cigarros y una lata de cerveza. Caminé mientras tomaba y fumaba. Llegué a pasar por una discoteca... me senté en una de sus bancas mientras fumaba. Sentía que quería llorar, pero me contenía. En eso, aparece mi amigo Pool caminando... lo llamo y le invito de mi trago. "Vamos a comprar más" - me dice. "Vamos" - le digo. Compramos un par de latas y fuimos a tomar en la bajada que daba a la playa.

Le cuento lo que me había pasado... tranquilamente. Luego, él me cuenta la situación que estaba pasando con su ex. "Quería hacer pintas en los muros de aquí abajo" -  me dice después de terminar las primeras latas de cerveza. "Vamos" - le digo. Vamos más abajo y le pido su spray para escribir un pequeño mensaje: 'Kevin, hijo de puta". De ahí es turno de él... escribió el nombre de su ex y le agregó la frase 'te amo' (su intención es regresar con él... mi caso, bueno, ya no había nada más que hacer).

Luego de ello, subimos por la rampa y terminamos las últimas latas de cerveza. Le digo que me acompañe a comer algo porque ya tenía hambre... era la medianoche. Todo estaba cerrado... así que le digo que no se preocupe que mejor me iba a mi casa. Nos despedimos. Tomo el primer bus que encuentro y me siento. Empiezo a recordar lo sucedido y unas lágrimas se me quieren escapar... me contengo. El bus no avanza, pues esperaban más pasajeros... me bajo y tomo un taxi. Ya era alrededor de la 1 de la mañana cuando llego a mi casa... todas las luces estaban apagadas. Entro, me siento en el sofá de mi sala... y ahí en la soledad de mi casa... me pongo llorar!


"Tómame o déjame"





martes, 3 de noviembre de 2015

Amores no-tenidos!






Día 1: 
No entiendo por qué cambiaste de actitud... a veces pienso que cuando te conocí, te encontrabas en mi misma situación... queriendo olvidar a alguien más. Es cierto, yo estaba a fin de otra persona en ese momento y cuando salimos, pese a que fui yo quien te besó, no sentí 'eso' en tus besos... pero ante tu inminente rechazo, no sé por qué me obsesioné contigo. No sé si seguir diciéndote para salir porque las cosas ya cambiaron... pero es que no te puedo sacar de mi cabeza; me gustaría, pero no puedo. Quiero volverte a ver... quiero salir contigo por lo menos una vez... y después, si tú no quieres... te dejaré de ver.

Día 2:
Aún siento tu ausencia. Intento, pero no consigo sacarte de mi cabeza. Veo a 'patas' más guapos que tú... pero por alguna razón, no es suficiente para olvidarme de ti. Quiero verte, besarte, ser esa persona de la cual tú estés enamorado... pero no lo soy; creo ser consciente de ello. ¿Ya tienes a alguien a quien querer? ¿Fue sólo un parche... lo fue? ¡Qué tonto que fui al pedir que no sufrieras... porque ahora quien sufre soy yo! Tengo 'saudades' de ti... de tus besos y de tus labios... esos suaves labios... o tal vez, ¿es sólo curiosidad? ¿Qué pasaría si te volviese a besar? ¿Sentiré algo en mi corazón o no? No sé... quiero fumar y olvidarme de todo... quiero verte de nuevo... quiero...

Día 3:
Uno está esperando, otro está extrañando... pero, ¿extrañando qué... si sólo fue un affair? Realmente no logro entender porque (a veces) me cuesta tanto recuperarme luego de un affair... de algo que pudo, pero nunca llegó a ser.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


En un último intento le dije para salir el día de Halloween, pero me respondió que saldría con unos amigos a bailar. Le pregunté si estaría libre un día antes y volvió a responder que 'sí, podría ser, pero eres tú quien estudia hasta tarde'... le respondí "ah bueno, ya veré". Al final no nos vimos más... he dejado de insistir y parece ser que a él no le ha importado, pues hasta la fecha no me ha vuelto a escribir. No puedo evitar sentir sienta sensación de falta cuando no fue nada... un par de salidas y conversaciones vía whatsapp no son nada, verdad? Entonces, ¿por qué me afecta tanto? ¿Fue porque me sentí rechazado y es mi ego quien sigue dañado? He visto sus post anteriores y me hace pensar que realmente hay alguien más... sé que no debo ser 'stalker', pero no lo puedo evitar... sobre todo si la otra persona no le pone privacidad.

Aquel día que le hablé... era martes, lo recuerdo bien... después, me puse a conversar con mi hermana sobre el tema. Salimos a un parque a las 2 de la mañanas a fumar... cigarro, claro está. Lo primero que me dijo fue que él le parecía feo (le mostré su foto)... y segundo, que ella ya había hecho lo que él estaba haciendo... eso de 'pasear' una y otra vez a los chicos... que era un método de tener a alguien ahí tras de uno... y si me alejaba sucederían dos cosas: una que no le iba a importar... u otra, que sería él quien se acercase, pero si lo hacía era también por otras dos razones: primero porque me extrañaba de verdad... o podía ser la segunda que era porque no quería dejar de tener a alguien tras de él nada más. 

Sé que es raro que un hombre de 25 años le pida consejos a una adolescente de 17, pero ya dice el dicho "consejos hasta de un conejo". A veces los menores tienen una visión un poco distinta a la de uno sobre la situación que puede ser de ayuda. Y otra razón es porque, y soy franco, yo no tuve éstas experiencias en mi adolescencia... no viví la etapa del "enamoramiento" sino que todo mi historial romántico está lleno de 'affaires' no concretados... de pura ilusión y desilusión que han ido siempre de la mano. Tengo esa etapa de mi vida inconclusa y busco desesperadamente concluirla... quizás por ello cuando pienso en una relación, quiero que sea con alguien menor para que sea más pasajero que con alguien mayor que, pienso yo, quiere algo más concreto.

Mi historial amoroso empieza a los 18 con Geancarlos, pasando por Criss, seguido por Daniel... luego pasando por un par de muchachos con quien salí, pero nunca llegué a sentir nada fuerte hasta que llegó L. Luego de él, vino Miguel (con quien tampoco llegué a nada)... Erik y ahora Kevin, siendo este último por quien yo ahora escribo. A mis 25 años no he logrado tener lo que se podría decir relación de pareja "estable". Sé mucho del tema por los distintos talleres que he asistido... pero a la hora de la práctica, no sé cómo actuar. A todo esto, muchas veces debido a mi falta de autoestima con la cual lucho todos los días. Nadie lo ve, nadie lo sabe... yo no lo demuestro ni siquiera lo digo... pero es cierto, me cuesta aún mucho aceptarme... quizás por ello cuando alguien "parece" corresponderme, desbordo toda esa emoción contenida en esa persona...

Pero hay un factor que analizar... desbordo dicha emoción cuando no soy correspondido como debería ser. Durante años me coloqué en un papel de víctima que me ha sido muy difícil desligarme... aún a año y medio de haber empezado las terapias psicológicas, no he logrado sacarmelo del todo. Por alguna razón, me gusta verme en situaciones donde el perjudicado soy yo... no entiendo por qué... quizás muchas novelas mexicanas me hicieron ver de pequeño jeje (sin intención de ofender a los mexicanos). Fuera de broma, esta es mi realidad... soy un soñador, fantasioso y lamento saber que esa etapa donde se experimenta los primeros amores haya llegado a su fin sin yo haber podido experimentar.

Hace poco asistí con mi padre a una reunión... "espiritual", por así decirlo. Él tiene un dolor arraigado dentro de él: la muerte de su papá. Hasta la fecha siente su falta e incluso (a veces) llora al recordarlo, pues él se fue cuando mi padre tenía 12 años. Yo esperaba que en dicha reunión le hablaran de ello... pero en vez de eso, se enfocaron de decirle cómo tenía que ser padre con nosotros. Eso me dio a pensar: ¿Así como mi padre no podrá recuperar los años que no tuvo con su padre, pero en vez de lamentarse por ello tiene que mirar adelante y entender que ahora es padre... del mismo modo, yo tengo que aceptar el no haber tenido amoríos en mis años mozos, pero no por ello tenga que pretender tenerlos ahora sino buscar tener una relación con la madurez que ello implica ya que ya no soy un 'chiquillo' (adolescente)?... ¿Habrá sido ese el mensaje que, a la par, ellos me quisieron dar?






lunes, 26 de octubre de 2015

Ninguno de los 3 picó!






Era sábado alrededor de las 4 de la tarde cuando Kevin me escribió para decir que no podría ir a la cita a la hora pactada ya que tenía que hacer un trabajo grupal de la facultad... le respondí que no había problema, si se desocupara me avisara... dijo estar de acuerdo con ello; pero llegando las 9 de la noche me volvió a escribir para decirme que aún no terminaba. Le dije que no se preocupara, que lo dejáramos para otro día, que terminara su trabajo tranquilo... aunque en realidad puteaba lo sucedido, ¿qué podía hacer?

Salí, entonces, con unos amigos a beber un rato... el alcohol no es la mejor medicina, lo sé; pero quería estar fuera de mí aunque sea un momento. Recuerdo haber ligado con un chico que estaba bien bueno... pero no pasó de ello, quiero decir no intercambiamos números ni nada... todo quedó allí. Llegué a mi casa y continué bebiendo las latas de cerveza que habían en el 'frigider' (fridge). En ese momento llegó mi 'vieja' (madre) y le pedí que se sentase para conversar un poco... si bien no le conté con detalles la situación, le dije que me pasaba cosas con un chico, pero parecía que nada era seguro... ella me aconsejó lo mismo que una vez tiempo atrás me había dicho: que lo tome deportivamente, que no me enfrasque... si se da bien, si no... pa'lante no más.

Luego de estar ya un poco mareado por tanto alcohol, me eché a dormir... despertando en horas de la tarde preguntarle a Kevin si tendría tiempo para salir y me respondió "no estoy por mi casa". No le respondí, entonces, y seguí durmiendo... al despertar vi que me había escrito preguntando 'qué estaba haciendo', le respondí 'duermo'... y luego de hablar cosas que no vienen al caso, dejamos de hablar. Realmente quería verlo... había planeado bien qué hacer la noche anterior... pero nada se dio. Empecé a sentir un vacío en mis adentros.

Intenté llamar a Erik, un poco para tapar ese vacío, pero no me contestó... le escribí al whatsapp en 3 oportunidades y en todas me dejó en visto. La verdad que no me importó mucho... no lo tomé tan a pecho. Al día siguiente recién me comuniqué con él, luego de haberle intentado llamar en 3 oportunidades... le pregunté en tono amigable si había encontrado otro (un poco para contarle lo que me estaba pasando con Kevin) y me dijo "mmm no te voy a responder eso". ¡Vamos! A buen entendedor, pocas palabras... insistí un poco y volvió a decirme lo mismo... yo aproveché para decirle que sí yo había encontrado a otro, pero las cosas no iban tan bien... él como que se molestó un poco, pues se despidió y me colgó. Al día siguiente le hablo por whatsapp y me responde medio resentido... dejé de insistir entonces... total, él está en otra ciudad y tiene su novio que le pueda consolar.


Rob, soy gay!

Por otra parte, desde hacía tiempo había pensado en contarle a mi amigo Rob que soy gay... sin decirle, obvio, que me gustaba. Se dio la oportunidad el día miércoles al salir de la reunión que teníamos... primero fuimos a comer unas hamburguesas y luego le pedí que me acompañase al nuevo edificio de la universidad. Allí, había una terraza donde nos sentamos a conversar. Entonces le dije: "Rob, mira hay algo que quiero decirte... mmm no sé cómo lo tomes... soy gay". Él me dijo "¿Gay?" y yo "Sí"... a lo que contestó "por mí normal... si piensas que por esto yo te voy a dejar de hablar, nada que ver... esto no va a afectar nuestra amistad".

En cierto modo hubiese querido quizás otro tipo de respuesta, pero bueno... ¿qué se le hace? Luego fuimos caminando al paradero para que tome el bus... le pregunté si le gustaba una compañera que teníamos y me respondió "no, nada que ver... yo veo a todas las mujeres igual". Como había dicho, yo no sé si él es gay o no... hay algo que me hace intuir, pero tampoco es algo factible... mi radar nunca me ha funcionado bien que digamos. Al despedirnos me dijo que estuviese tranquilo que él no diría nada de lo que le había dicho. Después de ese día, lo vi el viernes en clase... y al salir de la universidad y yendo al paradero... dejó pasar el bus como en 3 oportunidades con excusas como "está muy lleno", "se pasó y no quiero correr", etc. Se me hace raro ya que él siempre se iba al momento... no puedo pronosticar nada, solo continuar con la amistad que tenemos.


Un vacío latente!

Volviendo al tema de Kevin... le escribí el viernes para salir el sábado... no contestó ni "sí" ni "no"... luego de un tiempo me respondió "puede ser... pero apenas era viernes así que podíamos acordar". Me 'llegó' (molestó) su modo de responder ya que eran 2 semanas que no nos veíamos... así que ese sábado ni me molesté en escribirle... llamé a mis amigos Joseph y Daniel quienes me habían dicho para ir a una nueva discoteca. Cuando estaba por irme, recibo un mensaje de Kevin preguntándome si ya había comprado las entradas para el evento anime que le había dicho para ir de la próxima semana... no le respondí, más bien, borré el historial de conversación.

En esta discoteca nueva que fuimos, habían chicos recontra bonitos... y la música estaba buena. Compramos cerveza y nos pusimos a beber... yo quería 'marearme' lo más rápido posible... realmente quería estar fuera de mí. No llegué a ligar con nadie, aunque lo intenté con uno que me estaba convidando cigarros. En fin, llegué a mi casa a las 7 de la mañana del día siguiente y desperté alrededor de las 4 de la tarde. Aún con resaca le escribí a Kevin diciéndole que sí había comprado la entrada... me respondió "ok, me avisas si vas". Y eso fue todo. 

Con Erik ya no pasa nada... con Rob, somos amigos al fin y al cabo... y con Kevin, no sé. Supuestamente iremos al evento juntos aunque yo en sí, como todos los años, iré con mi hermana... si me escribe para ir, lo veré... sino, pues ya me cansé de rogar. Encontré su perfil en facebook y parece que lo que no es social en la vida real, lo es en la red virtual. No sé qué esperar... si me he enamorado o solamente estoy despechado. Hoy entré a una aplicación y quedé con un chico para pasar el rato... si bien es cierto, fue un sexo fenomenal... pero una vez terminado, volví a sentir aquel vacío en mis adentros.


"Sé que ya no volverás"




Sé que alguna vez te encontraré...
y sí, será extraño verte!


viernes, 16 de octubre de 2015

¿Por qué me gustará tanto el golpe?






El sábado fui al grupo de oración de mi comunidad, lugar que hacia tiempo no iba... un poco para reflexionar en las cosas que estaba haciendo. Llevé conmigo mi 'celular' (móvil), cosa que usualmente no hago, pero como había ido primero a la facultad, lo llevé en esa oportunidad. Me estuve whasapeando con Kevin durante todo el camino... pese a que no debía hacerlo... entre charla y charla, hice que me dijera para salir el domingo... le dije que esta vez sería en un lugar más cerca a él, para que no llegue tarde.

Cuando terminé de quedar con él, fue el momento de oración en el lugar... empecé a orar pidiendo que Kevin no sufra por mi culpa... que prefería sufrir yo en su lugar, ya que lo conocí en el momento menos oportuno (cuando Erik no me hablaba). Y vaya si sufrí yo... el día siguiente, me vi con él en el lugar pactado. Caminamos por el gran parque que había en el lugar... saqué unos cigarros y me puse a fumar, cosa que a él no le gusta (lo hacía a propósito)... esta vez, habló más que la vez anterior. 

Por extraño que parezca, quería acercarme más a él... buscaba un lugar donde no hubiese gente para poderlo besar, pero no fue posible. Salimos del parque y caminamos por los alrededores... vueltas y vueltas... por momentos callados, por momentos yo hablando... "tonterías" como él dijo (él es medio tosco al hablar... pero por los mensajes había dicho que le gustaba que yo fuese así). Hubo un momento que caminamos por una calle desolada... quise acercarme para besarle, pero él no se dejó... yo me quedé ahí parado y él siguió caminando. Esperaba que él volviera... pero no volvió.

Caminé, entonces, y lo encontré parado en la esquina. Me acerco y le doy un abrazo... pero él estaba 'palteado' (incómodo). Por el lugar hay una universidad y al parecer él estudia ahí, por eso que se 'palteaba'... me dijo para ir a comer, que tenía hambre desde hace rato solo que yo no le había hecho caso, según él. Me acerco y lo beso... no había nadie, pero él se alejó. Volví a hacerlo... aceptaba el beso, pero al momento se alejaba... empezamos a hablar (no recuerdo qué)... lo llevo contra la pared y lo beso otra vez. Él cerró sus ojos y me besó, pero a los segundos volvió en sí y se alejó de nuevo. Fuimos a comer.

Antes de entrar le pregunté si lo volvería a ver... él dijo "tienes ojos" y yo le dije "puedo quedar ciego... o ahora que tomé el bus, haya un accidente y quede paralítico y ya no pueda salir"... él me miro y dijo"no digas eso"... y antes de entrar al restaurante, en voz baja dijo "sí". Cuando entramos, en la barra había un chico que estaba bien guapo... volteé y vi a Kevin... en mi interior, pensé "el otro estará bien, pero yo lo prefiero a él". Compramos unas hamburguesas, él me dio para pagar; pues la vez anterior pagué todo yo y ahora él dijo que le tocaba. Comimos en silencio... le pregunté si estaba molesto y dijo "no me gusta que me molesten cuando como". Me ofendí cuando no debí reaccionar así... al salir simplemente le di la mano y me fui. ¡Mierda! ¿Por qué pedí que yo sufriera en su lugar?

Esperaba un mensaje de disculpas de su parte, pero nada... al día siguiente lo llamé y hablamos, la verdad, no sé de qué... yo estaba medio dormido... lo que recuerdo fue que le volví a preguntar si lo volvería a ver... me dijo "por mi normal, eres tú el que sales tarde". Desde ahí no tuve más conversación con él. ¡Mierda! Lo extrañaba... porque sentí que me rechazó, por eso ahora lo extrañaba... ¡¿Qué carajo?! ¿Por qué me gustará tanto el golpe... que cuando me dicen 'no', yo ahí me empeño... pero si dicen 'sí', yo mismo me alejo?

Me deprimí bastante... si a todo esto, le metía que no me iba bien en la universidad ni en portugués... ¡Estaba cagado en todo sentido! Con Erik hablaba poco, pero no me importaba... ahora sólo pensaba en Kevin. Le escribí dos días después y él no contestó como yo esperaba que contestase. Sin embargo, esta mañana él me escribió... me envió un mensaje de texto. Aproveché para preguntarle para salir este sábado que viene y me dijo "si puede ser con tal de que no te pongas de nuevo en un plan"... y yo: "ya hablaremos, pero tu tratas mal pues, entonces quedamos?"... y él "no te hagas que tu tambien haces lo mismo, además así es mi forma de expresión :$ okey, okey, quedamos así entonces"... y toda mi depresión se esfumó xD.


sábado, 10 de octubre de 2015

Puto!






Al final logré hablar con Erik y arreglar las cosas... volvimos a escribirnos tal cual enamorados... sin embargo, algo me 'jodía' (molestaba): su pareja. Su pareja aparecía en casi todas sus fotos... aparecía en las reuniones familiares y su hermana de Erik lo etiquetaba a él y al otro y los llamaba mis 'hermanitos'. ¿Qué podía yo hacer? Algo que tuve que entender, y razón por la que volví a hablarle, es que no podía culparle por no pensar o sentir como yo... a fin de cuentas, él está allá y yo acá. Cuando quiere se desaparece y reaparece de la misma forma... y yo eso no tengo por qué aguantar... ni siquiera le puedo reclamar ya que no somos nada... esto es un juego, un juego donde yo estoy perdiendo.

Con Kevin, el muchacho que conocí esa noche en aquel 'antro', le hablé luego de una semana... él es de los que responde luego de minutos... creo que lo hace a propósito. En fin, ¿qué espero? Él no es Erik. Cierto que hablar con él me ayudó a no darle tanta importancia a Erik, pero no llegaba a ser suficiente... solo recordaba sus labios... esos suaves labios... los más suaves que en mi vida he besado. Le conté mi situación a una amiga y me llamó 'puto'... le conté mi situación a la mamá de mi amiga Anita, y también me llamó 'puto'... le conté a mi amigo Erick y me llamó 'puto'. ¿Puto? ¿Por qué? Por hablarme con dos a la vez... no estoy haciendo algo malo... uno me hace daño... al otro, siento que le hago daño.

A comienzo de la semana, mis padres se fueron de viaje a Colombia con junto a mi hermana... mi hermano viajó después... yo no fui porque ya había viajado a Estados Unidos en Agosto. Tenía casa sola, pero no paraba en ella... tenía que ir a la facultad y al portugués en las noches... el único día que planeé hacer algo fue el Jueves por ser feriado... le había dicho a mis amigos Rogger y Erick para que viniesen a mi casa, pero sólo Erick vino. Compramos ron, un par de cervezas y nos pusimos a beber mientras escuchábamos música a alto volumen. Quería tomar y olvidarme un rato de Erik y Kevin.

Eran cerca de las 2 de la mañana... yo estaba ya algo bebido, cuando decidimos ir a una discoteca. Al entrar compré más ron para seguir bebiendo y bailando. Mi amigo se fue temprano porque su 'viejo' (padre) lo iba a recoger ya que él no le había dicho a donde iba en realidad. Yo me quedé con un grupo de chicos que me habían hecho el habla... unas chicas se acoplaron después. Entre trago y trago, baile y baile... me emborraché. Salí con las dos chicas quienes se iban por donde yo vivía... compartimos un taxi. Llegué a mi casa cerca de las 7 de la mañana en completo estado etílico... Dios, hacía tiempo que no me emborrachaba y vaya que lo necesitaba. Sin embargo, en ese estado se hace las estupideces más grande también.

Yo había dejado mi 'celular' (móvil) y al llegar (eran como las 7 de la mañana) vi que había recibido varios mensajes, pero ninguno de Erik... le llamé, pero no contestó. Le escribí al whatsapp a él así como a Kevin (con quien había quedado para salir el día siguiente). Me acosté en mi cama y me dormí. Me habré despertado al mediodía para responder los mensajes... entre ellos de Erik. Según él, no me había hablado porque había estado en casa de su pareja... bah! Me eché a dormir de nuevo despertando a als 4 de la tarde... a esa hora la resaca ya se me había pasado y mis padres de su viaje, habían llegado.

Era Viernes, pero parecía domingo... había quedado con Kevin en encontrarme a las 7 de la noche, así que a las 6.30 salí de mi casa... estaba nervioso, no sabía por qué, solamente lo estaba. Él se demoró... llegó una hora más tarde de lo acordado. Cuando llegó se disculpó... estaba nervioso, se le notaba... le pregunté qué tenía y me decía nada... solo sonreía. Le dije para ir a comer, pero me dijo que ya había comido... así que le dije que me acompañe a comer entonces ya que yo no había comido nada en todo el día. No hablaba... me miraba, sonreía, pero no hablaba... se notaba que estaba nervioso.

Luego de comer fuimos al malecón que es más tranquilo y no hay tanta gente alrededor. Nos sentamos en una banca mientras intentaba hacerle hablar. Me acercaba a él... poco a poco lo iba haciendo... él no hacía nada, sólo me dejaba. Estiré mi brazo por su hombro. Habiendo previsto que nadie pasara por donde estábamos, lo acerqué hacia mí y lo besé. Sus labios seguían siendo suaves, pero no sentí una chispa en ese beso... sin embargo no quería dejar de hacerlo. Él se puso nervioso después de ello y a decir verdad, yo también. Le dije para ir a un karaoke ya que conocía uno que era de ambiente y así al menos podíamos besarnos o algo sin miradas perturbadoras.

Fuimos... nos sentamos en un ambiente que tenían unos sillones. A nuestro costado estaban unas señoras que se notaba que eran lesbianas. Compré 'gaseosas' (soda) y un piqueo... escuchábamos la gente cantar... algunas con una no tan buena voz. La mayoría de canciones eran baladas... la mayoría hablaba de amor y yo... no sentía netamente amor. Kevin, me gusta, pero no estoy enamorado de él... y él tampoco de mí... o no sé. Él es muy extraño, no daba el primer paso, solo se dejaba llevar. Lo acercaba a mí, lo besaba y él se dejaba... le tomaba la mano y él la apretaba... pero después la retiraba... eso me hacía pensar.

En cierto modo no quiero que se enamore de mí, pero tampoco quiero que se aleje... él es muy tímido... demasiado tímido. A la hora de irnos intenté decirle para vernos el domingo que venía, pero no entendí bien su contestación... si me dijo que sí o que no. Lo acompañé a que tomé el bus para su casa y luego yo tomé uno que iba a la mía. En el camino me puse a pensar... debería estar feliz, pero no lo estoy... sólo siento que estoy haciendo daño o me estoy haciendo daño. Erik tiene pareja al fin y al cabo... Kevin es un chico bien extraño. Al llegar a casa recibo un mensaje de whatsapp de Erik diciéndome 'buenas noches'... al rato recibo otro de Kevin diciéndome que había llegado a su casa y la había pasado genial. 

Subo a mi cuarto, me echo en mi cama y cierro los ojos mientras me pregunto "¿Qué carajos estoy haciendo?".



jueves, 8 de octubre de 2015

Casi perfecto (parte 3)!






Era sábado en la noche... había estado lloviznando... era cumpleaños de Anita, una chica que sufre de epilepsia y esto le ha generado inseguridad para relacionarse con gente. Yo soy una de las pocas personas que saben controlarla cuando le da sus ataques... es por ello que no tengo problemas de salir. Fuimos a una discoteca de ambiente porque así no tendría que estar cuidándola de hombres que se le acercaran. Llegamos tardísimo... el lugar estaba lleno, pero no repleto. Nos ponemos en la pista de baile a bailar... en eso, empiezo a mirar a mi alrededor por si me encontraba a algún conocido...  y a quien lo vi fue a Miguel.

Él estaba bailando con otro chico... me miró, le miré... le alcé la mano en señal de saludo y él sonrió. Después de eso, se esfumo... fue para otra parte de la discoteca. No quise darle mucha importancia, pero no negaré que me movió un poco el piso. Creo que se 'palteó' (avergonzó, incomodó)... no se me acercó en ningún momento y creo que intentó mantenerse alejado... algo en cierto modo comprensible ya que, al fin y al cabo, fui yo quien lo bloqueó y le dejó de hablar. No obstante, no pude evitar sentirme algo incomodo por verlo bailando con alguien más. Hubo un momento que nos cruzamos en el baño, pero el siguió su camino aun cuando le golpeé el hombro al pasar.

En ese momento, tuve un bajón de autoestima tremendo... no tanto por Miguel sino que nadie me 'entraba' (intentaba ligar)... salvo uno que intentó buscar mi mirada, pero yo no le seguí; pese a que lo vi interesante. Quizás fue porque estaba bailando con una mujer que nadie se me acercaba jeje... en fin, quizás era sólo para aparentar frente a Miguel. En fin, amaneció y salimos de la discoteca... fui a dejarla a mi amiga a su casa y luego fui a la mía a dormir ya que ese día tenía que ir a un evento en la tarde.

Desperté alrededor de las 3 de la tarde... me alisté, bajé a almorzar y me fui para el evento que nos habían dejado, como tarea de la facultad, visitar. Me encontré con unas compañeras y entramos... mientras estuve allí, tuve mi mente ocupada... el problema fue al terminar y tener que ir solo al paradero que empecé a tener un bajón de serotonina. Empecé a sentir una tristeza, pero no entendía por qué motivo... si fue por Miguel o si era por Erik quien, en todo ese día, no me había hablado.

Pero llegó a hacerlo entrada la noche... las cosas con él continuaron igual... nos saludábamos al despertar y nos despedíamos al acostar. Empezó a escribir que me quería y yo, aunque no estaba seguro de hacerlo, le escribía que también... pensé que no perdía nada al hacerlo. Pero la distancia hacía lo suyo... el hecho que él vivía en otra ciudad y que no pudimos vernos el día que vino porque estaba con la pareja (con quien trabaja)... hizo que yo vaya perdiendo el interés en él... aunque no del todo.

Fue un viernes en la mañana que conversamos por última vez... él me dijo que tenía un evento que organizar y estaría organizado... es por eso que durante ese fin no le hablé ni él se conectó para hablarme. Sin embargo, llegado el domingo y al ver que había entrado en línea y no me saludó ni nada... que empecé a preguntarme qué pasó... por qué no me habló o no me llamó cuando dijo que lo haría. Fue ahí que empecé a sentir su falta. Es por ello que esa noche salgo a caminar... tomo un carro y me dirijo a un lugar que quizás no debí ir... un videopub.

Son uno de estos locales donde ponen películas porno y hay cuarto oscuro. Yo había ido antes en algunas oportunidades con Rogger, pero no hacíamos nada más que tomar en el bar. Fui allí porque me sentía solo... no tenía ganas de hacer nada, simplemente de tomar el vaso de ron que dan de cortesía mientras fumaba unos cigarros. Había ahí un muchacho que a simple vista parecía tener 17 años... me llamó la atención, pero no hice nada ya que el lugar era para tener sexo y yo no quería hacer nada en ese momento. 

Tenía los audífonos puestos... escuchaba música mientras fumaba... subí a la segunda planta y empecé a caminar por el cuarto oscuro. Al pasar sentía manos, pero yo las apartaba y salía de ahí. Escuchar música y en medio de la oscuridad me hacía sentir como en un videoclip jeje. Sin embargo, el muchacho que había visto en la primera planta entró también al mismo... lo seguí... en un momento dado le cogí su mano, lo acerqué a mí y lo besé. Sus labios eran suaves... lo más suaves que había probado hasta ese momento... nos empezamos a toquetear en medio de esa oscuridad... sin embargo, no llegamos a hacer nada a pesar.

Fue entonces que él me abrazó... uno de esos abrazos fuertes... le abracé también... me dijo "qué raro, yo no suelo ser así"... y por su manera de hablar, denotaba que esto era verdad. Estuvimos abrazados, luego besándonos, después nuevamente abrazados alrededor de una hora... en lo que hablábamos. Kevin, me dijo que se llamaba... que tenía 21 años y que vivía en la zona sur de la ciudad. Eran cerca de la medianoche cuando salimos de local... caminamos hasta al paradero... le presté mi 'casaca' (jersey) para que se abrigara ya que no tenía frío... y le pedí su número telefónico cuando al despedirse él dijo "bueno, chau, ojala nos volvamos a ver".



viernes, 25 de septiembre de 2015

Casi perfecto (parte 2)!






"Hey" le respondí y luego de ello me eché a dormir. El día siguiente no recibí respuesta alguna... había visto el mensaje pero no había respondido. No negaré que me sentó mal... pero pensar en alguien que apenas había conocido no era algo nuevo para mí. Tampoco había aceptado mi solicitud de amistad en facebook aunque sus fotos eran públicas... intenté olvidar todo aquello, pero no pude... me torturaba pensando si debía escribirle o no... luego de horas de tortura mental, le escribí deseándole un buen viaje... a lo que luego de dos horas me respondió.

Me escribió que recién partiría... hablamos un poco y luego se despidió enviando un emoticon de un beso. A la mañana siguiente me escribe temprano para decirme que ya había llegado... también aceptó mi solicitud en el facebook. No le respondí sino hasta en la tarde que empezamos a conversar vagamente... luego ya entrada la noche, la plática se prolongó. Pasamos del whatsapp al facebook... me escribió "por cierto me gustaron tus besos" a lo que respondí que a mí también me habían gustado los suyos (aunque la verdad, no fueron la gran cosa) Se despidió como 5 veces y luego de desconectarse, me escribió por whatsapp para seguir despidiéndose. Yo me sentía bien... en cierto modo alegre, pero algo cortó esa pequeña alegría... al revisar su facebook decía estar en una 'Relación abierta'.

Ya lo había sospechado... uno no se besa con su amigo así por así, ¿verdad? El lunes que le siguió continuamos hablando por whatsapp... esa noche, saliendo de clase voy en busca de una amiga quien me invitó a cenar... necesitaba hablar con alguien sobre lo que estaba ocurriendo. En ese momento también me escribió su pareja... con él fui menos entusiasta... en cambio con Erik fui más meloso. Le escribí que estaba cenando con mi amiga a lo que puso "con tu amiga eh" y colocó una emoticon de e_e

Para cuando hablé con él más tarde, me dijo que estaba un poco celoso... yo, para hacerme el que le creía, le escribo "tranquilo yo soy fiel a ti bb"... a lo que respondió con un "sí a mí y a cuantos más". En ese momento, le pregunto cómo le iba con su pareja a lo que respondió que muy bien... que ya iban 3 años. Al preguntarme si yo tenía pareja, le contesté algo exaltado... él lo notó porque me preguntó si estaba molesto, pero yo le cambié de tema.

Esa noche hablé con mi amigo Pool (con quien tiempo que no hablaba) vía whatsapp... le conté lo sucedido y él me escribió "puedes permitirte todo, menos enamorarte... el 'webon' (chico) tiene pareja ya 3 años... abierta o no, se conocen saben lo que hacen... si quieres 'tirártelo' (tener relaciones) y se puede, hazlo... será como entrar por la puerta falsa... pero lo que no puedes hacer es enamorarte, Erik... porque al fin y al cabo, él tendrá quien lo consuelo, tú no". Sus palabras fueron de cierta ayuda para mí... a veces soy tan ingenuo que pienso que todos son como yo... cuando la realidad a veces es otra.

La mañana siguiente me escribió deseando un buen día... recuerdo que le escribí que ese día me juntaría con mi amigo para hacer un trabajo, a lo que él puso una cara de enojo. Le volví a decir que le sería fiel aunque irónicamente pensaba - "qué fiel voy a ser si el que tiene pareja eres tú". Ese día me reuní con Rob así como con mis demás compañeros. La verdad me sentó bien pasar tiempo con ellos... aunque por una parte, tenerlo a Rob cerca a mí, me provocaba ganas de abrazarle. No entendía mi situación, si yo tenía supuestamente tenía un 'crush' por Rob... ¿por qué sentía una atracción por este nuevo chico?

Esa noche me escribió diciéndome que estaba triste por unos problemas que había tenido durante el día y que necesitaba un abrazo. Le envié imágenes así como chistes para hacerlo sentir mejor... él puso que estaba contento de haberme conocido... que desde me vio quería venir a cada rato para verme. Le pregunté si su pareja se molestaría, pero él respondió que no. Me puso que quería dormir conmigo esa noche así que ideé la forma para hacer eso realidad. A la mañana siguiente ambos continuamos escribiéndonos.

Un día, al poco tiempo que hemos entablado conversación, me escribió "tkm" (te quiero mucho)... yo solo puse una cara feliz... él se molestó. Le pregunté y me dijo "nada"... le escribí, entonces, que yo no estaba acostumbrado... él dijo que me entendía. Sin embargo, le escribí un "tq" al final de una conversación... quizás fue muy rápido, pero fue él quien empezó al fin y al cabo. Él se ha descrito como una persona tímida que no habla mucho (ello lo noté el día que lo conocí)... pero no puedo dejar de pensar que está en una relación y que así como sintió entusiasmo conmigo... con quién más no lo hubiere sentido.

Su pareja me escribió dos veces después de la primera vez... pero las conversaciones fueron cortas en comparación con las de Erik. Le pregunté si su pareja sabía de nuestras conversaciones y él me respondió que un día agarró su celular y leyó... al principio se molestó, pero luego le dijo que no quería que perdiéramos contacto (entre ellos y yo). Es como una infidelidad consentida... tengo entendido que en una relación abierta, la regla es abierta para el sexo... pero ¿para intimar emocionalmente con la otra persona... es esto factible?

La primera ley era "no enamorarse"... pero si a eso jugamos: a estar enamorados. Es bonito tener a alguien que te escriba cosas bonitas, pero él está en una relación... una situación de poliamoria nunca me lo había planteado antes... no quiero interponerme en medio de nada... pero tampoco quiero alejarme y a decir verdad, no lo pienso hacer. Por si fuera poco, el destino me tenía otra trampa...  fue el sábado en el cumpleaños de mi amiga Anita... fuimos los dos solos a bailar a una discoteca... todo iba a bien hasta que en una vuelta, lo veo a Miguel mirándome mientras bailaba con alguien más...


"Casi perfecto"
(Ana Cirré)





Dudo como un pez frente al anzuelo...
de una vez te tomo o te dejo!


miércoles, 23 de septiembre de 2015

Casi perfecto (Parte 1)!






Hace 3 semanas que volví a Perú de mis vacaciones por Nueva York... como llegué un lunes por la mañana, no fui a la facultad ese día... así como en toda la semana que le siguió.


Fue un viernes cuando lo volví a ver... yo llegué temprano a clase mientras que él llegó tarde. Se sentó a unos metros de mí... yo lo veía de reojo, pero él nada... él sólo miraba la pizarra. Terminada la clase me acerqué a saludarle... íbamos a hacer grupo para un trabajo junto a dos chicas más (y uno medio-medio)... al parecer, era la única clase que me había tocado con él, con Rob. Hasta Diciembre, sólo lo vería los viernes... en cambio, una chica que conocimos el ciclo anterior, llevaría esta vez la gran mayoría de 'cursos' (materias) con él. Sentí... ¿celos? No lo sé.

Aquel día él se quedó con ella porque tenían un trabajo que hacer... yo me quedé para compartir más tiempo con él. Terminado el mismo, él se quedó porque tenía clase en la tarde... yo me fui porque no quería parecer tan obvio de quedarme por él. Salí con las chicas... me despedí de ellas y seguí mi camino. En la noche tenía clase de portugués... pero no fui... en su lugar, fui a aquel bar que hacía tiempo no iba... aquel bar que, quizás, no debí ir tampoco ese día.

Era el bar que iba a buscar a Daniel... llegué temprano y me senté en la barra. Gente entraba y entraba... no mucha, pero sí una buena cantidad. Nadie me miraba o quizás era yo quien no lo hacía. El tiempo transcurrió y era hora de marcharme... fue cuando el destino decidió jugar una más de sus bromas conmigo... en ese momento llegaron dos muchachos... ambos delgados, jóvenes... uno estaba en 'nada' (no muy agraciado)... en cambio el otro, vaya qué lindo chico.

Parecía que era su primera vez ahí... se sentaron en una de las mesas del fondo a conversar... yo pasaba mirándolo de reojo... él, él también... él también me miraba cuando pasaba. Pensé en acercarme y presentarme, pero mi timidez podía más... además estaban conversando entre los dos - ¿cómo iba a hacerlo? - pensé yo. Pero alguien se me adelantó... un joven que estaba ya algo bebido se les acercó y les convidó a beber... "Ya perdí" pensé.

Pasaba por momentos para escuchar su conversación... el muchacho hablaba fuerte así que no era difícil hacerlo. "Aya... entre ustedes hay algo jajaja" exclamó. ¿Algo? - pensé, mientras veía cómo la oportunidad se me iba cada vez. Fui, entonces, al baño y al salir me paré en la puerta a pensar... no recuerdo qué, sólo recuerdo que me paré a mirar el vacío como a veces lo suelo hacer. En eso uno de los muchachos que estaba viendo pasó y entró al baño... el otro, el más bonito, se paró a mi costado. No decía nada, sólo miraba a un lado y a otro...

"¿Es su primera vez aquí?" - me atreví a preguntar. "Sí" - me respondió y al momento nos pusimos a conversar. Erik, me dijo que se llamaba... mi tocayo, solo que algo menor que yo (22 años). Su amigo salió y me presentó con él... me fui, entonces, con ello a otra área del local a conversar... me dijeron que dejaron al otro porque se estaba propasando un poco y eso les incomodó. Me contaron que no eran de la capital sino de otra ciudad... que habían venido por cuestiones de trabajo... que normalmente lo hacían... y que era la primera vez que iban a ese lugar. 

Sin entrar en mucho más detalle, terminé 'agarrando' (besándome) con él... aunque lastimosamente con su amigo también. Erik mismo hacía que yo lo besara al otro así como me besaba con él... no solo eso, sino que se besaban entre ellos. Sutilmente (o no tan sutil) propusieron para hacer un trío, pero yo me negué poniendo una excusa... no me gusta hacer trío porque siempre que lo he hecho he terminado concentrándome en una sola persona y dejando a la otra de lado. Yo quería con Erik, pero con su amigo no... así que lo dejamos ahí.

Salimos juntos del local... su amigo dijo para 'intercambiarnos fonos' (anotar el número telefónico del otro)... como el día siguiente estaban volviendo a su ciudad de origen, su amigo dijo que me avisarían para salir de nuevo a algún antro ya que yo conocía y ellos no. Me despedí de ellos y me fui por otro camino diferente al suyo... pensé que todo quedaría ahí no más... no pensaba en intercambiar números ni nada...

Llegué a mi casa y fui directo a mi cuarto a acostarme en mi cama... no había dormido bien la noche anterior y me moría de sueño... además no podía dejar de pensar en aquel jovencito que había conocido horas antes... no debí, no debí... pero así fue y así pasó. Notificaciones empezaron a llegar a mi 'celular' (móvil), pero yo no hacía caso... sólo quería estar acostado tratando de olvidarme de todo... olvidarme de mí. Me quedé dormido.

Me desperté cerca de las 3 de la mañana... veo mi celular que aún permanecía a mi costado... veo las notificaciones y en una de ellas era un mensaje de whatsapp de Erik donde decía "hola"...



sábado, 19 de septiembre de 2015

Una escapada a New York (Parte 3)!






Realmente gocé la obra "Mamma Mía" como antes no lo había hecho... la entrada me costó $111 (y eso que lo compré con 30% de descuento) supongo porque era su temporada final. Al final de la obra hay una parte donde cantan y la gente se paró a bailar, cosa que no sucedió la vez anterior, eso fue lo mejor. Salí del teatro a las 10.30pm pero me quedé esperando que salieron los actores... sobre todo de quien hizo de Sam (Victor Wallace) que estaba más guapo jeje. Una vez saludado a cada uno de ellos, caminé hacia Time Square que estaba repleto de gente. Pese que eran las 11 de la noche, había gente por doquier... fui al Mc Donald's a comer y luego volví al hostel para dejar mis cosas... pues la noche acababa de empezar.

Cuando llegué mis roommates estaban dormidos por lo que tuve que entrar de puntillas. Salí con las mismas con dirección a Therapy, un lounge-bar que había ido anteriormente cuando viví en Nueva York hace ya 2 años atrás. No cobran entrada, pero piden identificación en la entrada... al entrar hay una área donde uno se puede sentar a tomar unos tragos y al fondo están los baños. En el 2 piso está ubicado la pista de baile como también una barra. Subí, entonces las escaleras y fui directo a la barra a comprar una cerveza... un vaso me costo $6 y tenía que dejarle propina al bartender (en general se le da $1).

Me coloqué en uno de los laterales a tomar mientras escuchaba la música... la mayoría de canciones no conocía ya que no estoy actualizado con las canciones de ahora. La pista de baile estaba repleta de gente, algunos chicos simpáticos, otro no... aunque la mayoría de los simpáticos eran un poco amanerados por lo que (para mí) quitaba toda atracción. Aunque debo decir que aquí los chicos pueden ser amanerados, pero no llegan al punto de exageración o sea no se creen mujeres). En fin, terminado mi vaso de cerveza fui por otra más. Al volver a mi lugar, había un hombre que me hizo el habla... me dijo ser canadiense que estaba de paso por ahí... tenía 35 años y me ofreció tomar con él; pero yo le dije que no porque no me quedaría tanto tiempo ahí.

Fui entonces a bailar... debo decir que aquí la gente no está al tanto de lo que uno hace (cómo uno baila)... algunos saltaba, otros bailaban, etc y todos estaban centrados en sí y su grupo. Es por ello que subo al pequeño escenario a bailar (que por cierto también había otras personas bailando solas ahí). Eran alrededor de la 1.30 de la mañana que salgo de ahí para ir al otro lounge que quedaba cruzando la calle. Tampoco cobraban entrada aunque éste era un poco más grande que el anterior... era de un piso solamente, al entrar estaba la barra y al fondo de la pista un pequeño escenario también... así que voy directo hasta allí. Chicos por ahí, chicos por allás; pero ninguno me llamaba la atención (misma razón que en el otro bar) salvo un chico de rasgos latinos que estaba sin polo... pero no pasó nada porque estaba acompañado de un chico gringo.

En un momento dado que estoy parado ahí, un chico en completo estado de ebriedad se me acerca y empieza a bailar, pero luego llega su amigo quien se disculpa y se lo lleva a su grupo. Eran como las 2.45 de la mañana cuando salgo y tomo el subway para ir a un lugar que tenía curiosidad desde hace tiempo en ir: al "West Side Bathhouse", un sauna gay. Yo ya había ido a uno en Miami (léase "Un viernes no tan santo") así que fui a ver cómo era ahí. El lugar era en un edificio donde no había ni un letrero, nada. Pasando por una pequeña recepción donde el vigilante no te pregunta nada... se sube al segundo piso donde me atendió un hombre moreno quien me pidió primero mi identificación.

La opción era alquilar un locker o un cuarto privado... yo alquilé un locker por $37... a la entrada uno deja sus objetos de valor y al entrar te llevan hacia los lockers y te dejan preservativos. Me quité mis prendas, me coloqué la toalla que me dieron y empecé a recorrer el lugar. A diferencia de el de Miami, éste tenía apenas un pequeño cuarto de vapor y a su costado duchas... de ahí, nada de sauna, todo era un laberinto repleto de cuartos privados donde los que alquilaban se echaban mientras se mostraban para llamar tu atención. En su mayoría eran hombres pasados los 30 años... inclusive algunos mayores de 50. Algunos me llamaban a pasar con ellos, pero yo no hacía caso... solo recorría el lugar.

Luego de media hora recorriendo todo el sitio, me senté en un área de descanso... en eso un chico moreno se me acerca a hacerme el habla. Resulto este chico ser peruano aunque no parecía (parecía ser de la India) quien me dijo que era su cuarta vez ahí, pues él fue enviado a vivir a Virginia por cuestiones de trabajo desde hace 2 años. Lo gracioso que me dijo fue que en Perú él tenía enamorada, pero a decir verdad, este chico era algo amanerado por lo que no le creí del todo. Sugirió en recorrer juntos el lugar, pero le dije que prefería hacerlo solo. En eso llegan 2 gringos que no estaban tan mal... 1 de ellos alquiló un locker, el otro, un cuarto. El del cuarto me invitó a pasar al suyo... así que eso hice. Era un poco más alto que yo, blanco, cuerpo delgado fibrado... tenía 30 años y no estaba tan mal. Me dijo ser de Canadá, que estaba de paso por aquí en New York. Después de un rato, tuvimos sexo.

Salí de su cuarto y me dirigí al locker a cambiarme... pensaba irme, pero empezó a llegar más gente. La gran mayoría, pienso yo, venía de una discoteca, un antro porque se les notaba algo bebidos. Es por ello que decido quedarme y probar suerte. Pues no diré que me metí con todos ellos... algunos dejaban sus puertas abiertas por lo que me metía a ver lo que estaban haciendo... en esos momentos aprovechaba en tocarlos y a algunos besarlos; pero nada más. Fue un hombre de 30 años de rasgos latinos con quien volví a tener sexo... este hombre era alto, musculoso y tenía unas pompas que mejor no digo. Luego de ese encuentro, me voy aunque cuando estaba cambiando llegó un chico blanco, jock, simpático... pero esta vez sí me fui porque eran las 5 de la mañana.

Salí de ahí buscando un lugar qué comer, pero todo estaba cerrado... eso que dicen que "Nueva York es la ciudad que nunca duerme" es mentira... casi todo estaba cerrado y no veías personas en la calle. Luego de caminar y caminar, decido comprar un hot dog a uno de los ambulantes y me dirijo al hostel a descansar. Me sentí realmente bien caminando por las calles de Manhattan a esas horas... era como estar en una película. Regresé al hostel a las 6am... mis roommates aún descansaban así que intenté no hacer mucho ruido al momento de subir a la cama (pues me había tocado la latera de arriba).

Pese a que coloqué mi alarma para que me despierte a las 9.45am, me quedé dormido y desperté a las 10.30am... tuve que correr porque el check-out era a las 11am y si no salía a esa hora, me cobrarían otra noche más aunque no la use. Me alisté entonces, alisté mis cosas y baje a la recepción. Como tenía planeado aún salir dejé mis cosas en la recepción (cobraban $5)... así que salí rumbo al distrito financiero para cruzar el puente de Brooklyn y tomarme una foto en él. Luego almorcé (un sandwich en Subway) y volví al hostel a recoger mis cosas porque tomaría el tren de las 4.32pm para llegar a las 5.47pm a Long Island ya que mi prima me recogería con su novio para salir.

El tren llegó un poco atrasado. Fuimos a Applebee's a comer y luego a la casa del hermano del novio de mi prima, pues se reunirían a hacer una fogata en el backyard. Debo decir que la actitud de mi prima es otra cuando está con el novio... se vuelve más comprensible, menos fastidiosa así que se puede decir que la pasamos bien. Al día siguiente (Domingo) fuimos a desayunar con junto a mi madrina y luego a comprar algunas cosas porque ese día en la noche regresaba a Perú. Fue un viaje corto, pero disfrutable... realmente la pasé bien sobre todo porque pude quedarme en la ciudad. Pese que, para mí, no es la ciudad más bonita del mundo; Nueva York tiene lo suyo... hay algo en ella que hace que quieras quedarte. Fue bueno volver luego de 2 años... espero poder volver hacerlo en una nueva oportunidad!


"New York, New York"
(Frank Sinatra)





I could wake up in the city that doesn't sleep

viernes, 11 de septiembre de 2015

Mamma Mía!






Tres meses antes de su boda, Sophie manda unas invitaciones a tres hombres que, según el diario de su madre, son sus posibles padres - Sam, Bill y Harry (Obertura/I have a dream).


Acto I - El día antes de la boda

Sophie está en la playa cuando recibe la visita de sus dos mejores amigas, Ali y Lisa, quienes serán sus damas de honor. Ella les cuenta que leyó el diario que su mamá escribía cuando salió embarazada de ella donde decía tener 3 posibles padres y a los que invitó sin que su mamá lo sepa (Honey, honey).

Por otra parte, Donna recibe la visita de sus dos mejores amigas, Tanya y Rossie... una mujer 3 veces divorciada y otra una solterona empedernida... quienes, además, fuesen sus coristas cuando cantaba en tierra firme antes de tener a su hijo. En ese momento, llega Sophie a saludarlas, así como para presentarles a su prometido, Sky, quien llega junto a sus mejores amigos Eddy y Pepper... este último queda fascinado con Tania. Entonces Donna comienza a contarle los planes que tienen Sophie y Sky para su villa y cuánto ansía por fin tener unas vacaciones (Money, money, money).

Esa tarde llegan a la taberna Sam, Bill y Harry quienes son recibidos por Sophie quien queda sorprendida al verlos. En eso, Harry encuentra la guitarra que le había regalado a Donna y canta una canción bien conocida por los 3 (Thank you for the music). En ese instante, Sophie les revela que fue ella quien los invitó y que su mamá no sabe nada; pidiéndoles que mantengan esto en secreto, a lo que ellos aceptan. Es en ese momento que Donna aparece taradeando la canción "Fernando"... Sophie escapa a la playa y los 3 hombres se esconden, pero Donna los descubre quedando en un estado de shock (Mamma Mía). Nerviosa, les sugiere que no se queden, pero ellos le dicen que no se irán. Donna sale corriendo asustada.

Escena: "Mamma Mia"
(cuando Donna se encuentra con Bill, Harry y Sam)



Tanya y Rossie se están instalando en su habitación cuando entra Donna desesperada preguntando por Sophie. Ellas le preguntan qué le sucede, pero ella no quiere hablar del tema, acostándose en la cama a llorar. Entonces, ellas tratarán de consolarla (Chiquitita) haciendo que Donna termine confesando que no sabe realmente quién es el padre de Sophie ya que estuvo con 3 diferentes hombres al mismo tiempo y que esos 3 hombres están en la isla. Donna empezará a culparse por las locuras que cometió de joven, pero sus amigas le harán entender que no debe atormentarse por eso y le recordarán la mujer alegre que era (Dancing queen).

Sky está en la playa cuando Sophie aparece preocupada... él le pregunta qué sucede, pero no quiere hablar, solo quiere saber si él nunca la dejará a lo que Sky le responde "Tú pusiste mi mundo de cabeza" (Lay all your love on me). Sus amigos de Sky aparecerán y lo llevarán a bucear en los naufragios en buscar del collar perdido de Afrodita mientras que Sophie se preparará para su despedida de soltera.


Escena: "Lay all your love on me"
(La escena más hot del musical)



Donna, junto a sus amigas, harán un pequeño show sorpresa para Sophie (Super Trouper), pero en ese momento llegarán Sam, Bill y Harry... Rossie intentará echarlos, pero Sophie junto a las demás chicas de las fiestas los animarán a quedarse (Gimme, gimme, gimme). Ella interrogará uno por uno para saber sobre el pasado de su mamá y al llegar a Bill, le preguntará directamente si es su papá (The name of the game). Bill le dirá que cree que sí, entonces Sophie le pedirá que le acompañe hasta el altar, pues así se sentirá una novia de verdad. Bill acepta.

Los muchachos regresan, pues han encontrado el collar y empieza la verdadera fiesta (Voulez Vous)... sin embargo, Sam y luego Harry le dirán que descubrieron que son su papá y que serán ellos los que la entregarán en el altar. Sophie queda sin saber qué hacer.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Acto II - El día de la boda

Sophie tiene una terrible pesadilla que involucra a sus 3 posibles padres luchando por el derecho de entregar a una novia al altar (Under attack).

Ella despierta gritando y se da cuenta que está en la taberna. Donna sale a su encuentro y le dice que ha estado caminando dormida. Ella intuye que algo no anda bien así que le propone cancelar la boda... pero Sophie lo toma de mala gana y le dice que sus hijos no crecerán sin saber quién es su papá y se va corriendo. En eso, Sky junto a Eddy y Pepper aparecen borrachos tocando una gaita, pero Donna se los quita y los manda a alistarse. Dolida por las palabras de su hija y con la gaita que le pertenecía a aquel hombre que tanto amó, en sus manos, Donna no hace más que sentarse a llorar (One of us). Cuando se intenta ir, aparece Sam y ella intenta correr, pero él la detiene. Sam tiene ideas para ampliar el lugar, pero ella no quiere escucharlo... es en ese instante que se dará cuenta que ella se está haciendo la dura e intentará hacerle acordar el amor que se tuvieron (SOS).

Por otra parte, Tanya está en la playa con Harry quien le pide consejos sobre qué es lo que hace normalmente el padre de la novia. Tanya le interrogará el por qué del tema y él saldrá huyendo. En eso aparecerá Pepper quien tratará de recordarle lo sucedido la noche anterior, pero serán interrumpidos por Ali, Lisa y los demás muchachos. Tanya decide irse con las chicas a arreglarse, pero Pepper no deja de insistir... entonces, ella le deja en claro que le falta mucho para jugar juegos de mayores (Does your mother know?).

Sky llega a la playa para decirle a los chicos que se alisten, pues Donna está muy alterada. En eso, Sophie aparece para contarle lo que hizo a espaldas de su mamá. Él no lo tomará de buena manera, pues siente que ella organizó la boda sólo para encontrar a su papá. Sam los interrumpe en plena discusión haciendo que Sky se vaya. Sophie quiere ir tras de él, pero Sam la detiene y le aconseja que no cometa el mismo error que él cometió al casarse con alguien cuando no estaba seguro de hacerlo (Knowing me, knowing you).


Escenas: "One of us" - "SOS" - "Does your mother know?"
"Knowing me, knowing you





En su habitación, está Donna arreglándose para la boda cuando entra Harry para darle un cheque con una fuerte cantidad de dinero, pues es su contribución con la boda... Donna le dice "es un lindo gesto, pero" haciendo que él le recuerde la última vez que le dijo eso. Así los dos empiezan a recordar cuando se conocieron en París y aquel verano que pasaron juntos (Our last summer). Sin embargo, son interrumpidos por Sophie quien entra para pedirle ayuda a su mamá a alistarse... Harry se marcha.

Donna no puede creer que su hija se vaya a casar y recuerda con nostalgia todos los momentos vividos (Slipping through my fingers). Es en ese momento que Donna le cuenta que a ella la echaron de casa cuando se enteró que estaba embarazada... Sophie, apenada, se disculpará por lo dicho en la mañana y ambas se reconcilian no sin antes pedirle que sea ella quien la lleve al altar. Sophie sale de la habitación, pero entra Sam algo alterado, pues Sophie le acababa de decir que él ya no la entregaría. Él intenta convencerla que todo lo que está pasando es sobre ellos haciendo que Donna abra una herida profunda y empiece a decirle todo lo que sintió cuando la dejó para irse a casar con otra (The winner takes it all).

La taberna ha sido condicionada para celebración de la boda. Rossie se encuentra arreglando cuando entra Bill diciéndole que recibió una carta de Sophie donde le dice que él ya no la acompañará al altar. Bill le dice también estar confundido, pues él siempre ha sido un hombre que huye del compromiso y Rossie aprovecha en decirle que no se cierre puertas antes de tiempo (Take a chance on me).

La boda comienza con unas palabras del sacerdote hacia Donna, pues representa a la familia de Sophie... es en ese instante que ella revela que el padre de Sophie está presente. Sophie le dice que ella ya sabía, pues fue ella quien lo invitó... pero Donna le dice que ni ella está segura de quién es. Ambas se piden perdón cuando Sam las interrumpe... Donna le echa la culpa por haberla abandonado y él revela que él volvió a la isla, pero cuando lo hizo le dijeron que ella se había ido con otro. Harry interrumpe diciendo que está feliz de ser aunque sea un tercio del padre de Sophie, pues es gay y nunca pensó tener una hija con ella. Bill también interrumpe diciendo que también quiere ser un tercio. Sophie, aliviada por cómo sucedieron las cosas, le dice a Sky que no se casen sino que salgan de la isla a recorrer el mundo... a lo que Sky acepta. Todos están por irse cuando Sam dice por qué desaprovechar la oportunidad y le pide a Donna que se case con él ya que es un hombre divorciado que no ha dejado de amarla por 20 años (I do, I do, I do, I do). Donna acepta y se casan.

Esa noche, Sophie y Sky se despiden de Donna, Sam, Bill y Harry para abrir comienzo a una nueva travesía en sus vidas (I have a dream).


Escena Final: "Mamma Mia"-"Dancing queen"-"Waterloo"
(este video es un fragmento que grabé al finalizar la obra en Broadway)





Mamma Mia, now I really know...
mamma I should not've let you go!